Coordinador de campaña de Trump acusado de ocultar millones por no saber hacer un PDF

Paul Manafort, ex coordinador de campaña de Donald Trump, fue señalado por presuntamente haber ocultado millones de dólares del fisco estadounidense, a través de préstamos que justificaron la ausencia de ese dinero en sus declaraciones. Claro, elaborar estas acusaciones no ha sido fácil para los que llevan su caso, pues se requiere tiempo y esfuerzo para demostrarle culpabilidad a alguien.

Tras las últimas investigaciones se logró dar con pruebas que lo inculpan más certeramente. A Manafort se le acusa de haber alterado documentos para otorgar préstamos a otras compañías, creando un saldo ficticio en su empresa, que no correspondía al real, para así evitar el pago de impuestos.

Los indicios encontrados para demostrar esto, fueron documentos que se encontraron gracias a que Manafort no es precisamente bueno a la hora de usar tecnología, porque, bueno, no todos necesitan saber cómo hacer funcionar la impresora o cómo restaurar el archivo que eliminaste sin querer.

Aunque pareciera broma (en realidad es una muy buena broma), se pudo asignar un grado de culpabilidad porque no sabía cómo convertir un archivo a PDF, convirtiéndolo en ese tío que quiere prender el microondas con control remoto, pero este sujeto ayudó a alguien a ser presidente, mientras se asignaba a sí mismo recursos no fiscalizados.

Coordinador de campaña de Trump acusado de ocultar millones

Se investigaron las conversaciones por correo electrónico que mantenía con Richard Gates, su principal socio, y si no fuera por esta falta de experiencia tecnológica, jamás se habría podido demostrar con certeza esto. Manafort enviaba a su socio las actas con los números reales, en un PDF oficial; Gates lo modificaba en un archivo de texto y se lo reenviaba ya alterado; sin embargo, Manafort no sabía cómo convertirlo a PDF, por lo que OTRA VEZ se lo regresaba para que quedara como PDF.

Una estrategia nada funcional y, sobre todo, que podía ser rastreada con facilidad, porque esto también daría certeza de quién era el que mandaba qué cosa y en qué momento lo hacía. Por supuesto, no esperaban ser atrapados y seguramente esa fue la causa de un despiste tan irracional que hasta parece hecho a propósito para ser descubiertos. Y, sinceramente ¿qué tan difícil es googlear?

Las cantidades encubiertas ascienden aproximadamente a 5.5 millones de dólares y, claro, no tienen que ver con las acusaciones que hay contra Donald Trump y su campaña, pero esta también puede ser la puerta para encontrar más desfalcos y documentos falsos en las declaraciones de las empresas estadounidenses, que se pueden salvar de todo, pero no de los impuestos.

Con información de ARS Technica

Por: Redacción PA.