CNDH solicita a Comisión Interamericana interceder por ‘Dreamers’ en EE.UU.

El presidente Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Raúl González Pérez, hizo un llamamiento para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se posicione respecto a los cambios en la legislación estadounidense que podría afectar gravemente los derechos de los “dreamers” en aquel país.

A través de una carta que fue enviada y leída en el marco del 167º periodo de sesiones del organismo interamericano en Bogotá, Colombia, el ombudsman mexicano (a falta de una plataforma del Estado mexicano que interceda por los miles de mexicanos en esa precaria situación migratoria) intenta que la CIDH invite y negocie con los legisladores estadounidenses una reforma migratoria que vigile los derechos humanos de los migrantes mexicanos:

“La CNDH considera de vital importancia que el Congreso de Estados Unidos continúe con la discusión que le lleve a aprobar una legislación que proteja los derechos fundamentales de los dreamers, sin condicionar su protección a la emisión de medidas tendentes a violar o desproteger los derechos básicos de otros migrantes y/o a fomentar la discriminación, xenofobia, intolerancia y odio contra las personas en contexto de migración” (Vía: La Jornada)

Rabinos y dreamers protestan contra cambios en DACA
Rabinos y dreamers protestan contra cambios en DACA (Vía: Jerusalem Times)

Se les conoce como “dreamers” a todos los migrantes que llegaron a los Estados Unidos de forma ilegal siendo niños y acompañando a sus padres, para quienes se abrió, en 2012, un estatus especial en el Acta de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (o DACA, por sus siglas en inglés).

Desde su campaña electoral, la postura de Trump ha sido ambigua (por decir lo menos): dice defender a los protegidos por DACA pero su administración ha hecho hasta lo imposible por anular el acta por completo; dice actuar a favor de ellos, pero los utiliza como una ficha de negociación con los Demócratas y el lado menos conservador de su propio partido.

El pleito dentro del poder legislativo de los Estados Unidos ha llevado a dos paros gubernamentales (porque nadie ha cedido a las presiones del otro), a una crisis parlamentaria y críticas de gobiernos de todo el mundo por la forma como, groseramente, su gobierno ha jugado con la seguridad y tranquilidad de miles de personas que cumplen con la ley del país, pagan impuestos y son, en términos generales, ciudadanos responsables de un país que (a pesar de todo eso) no los considera dignos de la nacionalidad.

Con su carta, González Pérez se suma, entonces, a la crítica internacional a la administración de Trump, pero, también, a la presión desde múltiples frentes contra una administración xenófoba y racista.

Por: Redacción PA.