Católicos, musulmanes y judíos se unen contra el terrorismo

terrorismo

Este domingo, seis días después de que un sacerdote fuera asesinado por yihadistas, varias iglesias de Francia se llenaron de católicos, musulmanes y judíos que mostraron su unión contra el terrorismo y rindieron homenaje a la víctima. En Normandía, la catedral de Rúan, a la que perteneció el sacerdote Jacques Hamel, fue la más concurrida. Se calcula que asistieron dos millares de fieles católicos, un centenar de musulmanes y decenas de judíos. Varios militares resguardaron el lugar. (Vía RFI)

Los musulmanes asistieron por un llamado del Consejo Francés del Culto Musulman (CFCM), que los invitaba a asistir a la misa para expresar su “solidaridad y su compasión”, así como para mostrar su rechazo generalizado a los grupos radicales del islam en Francia. En un cartel colocado por una asociación musulmana al interior de la iglesia, se podía leer: “Amor hacia todos, odio hacia nadie”.  (Vía Excélsior)

El arzobispo que dirigió la ceremonia, Dominique Lebrun, dio las gracias a todos los asistentes  “en nombre de todos los cristianos” pues, dijo, con su presencia rechazaban “los muertos y las violencias en nombre de Dios. Eso no es el islam.”

En Burdeos, otras 400 personas de distintas confesiones se reunieron para participar en una oración conjunta en la iglesia de Notre Dame y a la iglesia de Saint-Pierre-de-l’Ariane, en Niza, también asistió una cantidad importante de musulmanes.

En una declaración al Journal du Dimanche, algunas personalidades musulmanas de Francia dijeron estar “consternadas por la impotencia de la organización actual del islam en Francia, que no tienen ninguna influencia en los acontecimientos.” El primer ministro francés, Manuel Valls, señaló que aunque el islam ha encontrado lugar en el país, es “urgente construir un verdadero pacto” con la segunda religión de Francia. (Vía Journal du Dimanche)

En cuanto a las investigaciones del caso, algunas personas vinculadas con Abdel M., uno de los asesinos, han sido inculpados y encarcelados pues, todo indica, que tenían conocimiento de los planes de los terroristas.