¿Cambiará el idioma oficial de la UE después del Brexit?

Después del referéndum que hizo realidad el Brexit, existe la posibilidad de que se deje de usar el inglés como idioma oficial de la Unión Europea. En consecuencia, regresó a la mesa la lucha histórica por parte de algunos franceses contra el uso predominante del inglés; pues ahora su argumento tiene más fuerza.

Dado que la Unión Europea tiene 24 idiomas oficiales y 28 Estados miembros, existe un equipo de 1.750 lingüistas, 600 trabajadores de apoyo, 600 traductores y 3.000 intérpretes freelance para que todos los documentos oficiales estén disponibles en todos esos idiomas. El idioma más usado es el inglés, seguido del alemán y el francés. 


Sin embargo, en Bruselas se habla un inglés relativamente distinto al británico, pues incorpora palabras de otros idiomas como delay, en vez de deadline. El problema es que, sin importar que sea el idioma más hablado en la Unión Europea, después del Brexit, dejaría éste de ser un idioma oficial. El Reino Unido era el único país que solicitó el reconocimiento de la lengua, ya que tanto Irlanda como Malta escogieron gaélico y maltés respectivamente.

Danota Hubner, eurodiputada polaca, explicó el lunes que la permanencia del idioma dependía de la permanencia del país. Para mantenerlo, debería haber un acuerdo unánime o modificar el reglamento para que se puedan registrar dos idiomas oficiales en países como Irlanda. Sin embargo, el documento donde se determina esta posibilidad varía dependiendo del idioma en que se lea: la versión francesa parece ser más laxa, mientras la inglesa la rechaza.

Por más que se prevén dos años para concretar los cambios ante la salida del Reino Unido, este proceso en específico se ha acelerado. Desde que se anunció el resultado del referéndum, la Comisión Europea ha empezado a usar más el alemán y el francés.