A bailarina afrodescendiente le pidieron “blanquearse” para el Lago de los Cisnes

La ballerina francesa Chloé Lopes Gomes acusó a una compañía de ballet de Alemania de no haberla protegido de los actos discriminatorios
(Imagen: Instagram chloeanaislopes)

A la primera bailarina afrodescendiente en el Staatsballett de Berlín en Alemania, la francesa Chloé Lopes Gomes, la obligaron que se “blanqueara” para la presentación del Lago de los Cisnes.

Lopes Gomes, quien se unió al Staatsballett en 2018, habló sobre su experiencia en noviembre de este 2020. Narró que enfrentó acoso y discriminación racial en la compañía de Berlín, y aseguró que le dijeron que el color de su piel no encajaba.

La ballerina reclamó específicamente abuso racial por parte de su maestra de ballet, quien dijo que la obligó a usar maquillaje blanco en una producción de El Lago de los Cisnes, para “mezclarse” y no resaltar por su tono de piel.

Afirmó que la misma maestra se negó a darle un velo blanco para una representación de La Bayad y dijo: “No puedo darte uno: el velo es blanco y tú eres negra”.

Lopes Gomes dice que la maestra le dijo en varias ocasiones que su color de piel no era estéticamente aceptable y la usó para recrear una pintura de una bailarina negra rodeada de bailarinas blancas, diciendo que le mostraría a sus amigos que la compañía “también tiene una de esas”.

(Imagen: Instagram chloeanaislopes)

La francesa ha acusado a la compañía de racismo institucional, diciendo que le contó a los gerentes sobre los actos de acoso, pero que no la protegieron ni la defendieron. Simplemente no hicieron nada.

La bailarina francesa, de 29 años, ha hablado sobre un clima de miedo en la compañía, lo que “significaba que, si bien mis compañeros bailarines a menudo se sentían incómodos con mi tratamiento, en su mayoría estaban demasiado asustados para hablar”.

Lopes Gomes, que se formó en Marsella y en la Academia de Ballet Bolshoi y anteriormente bailó para el Ballet de l’Opera de Niza, dijo que se sintió orgullosa de unirse al Staatsballett en 2018. “Fue la realización de un sueño de la infancia”, dijo a The Guardian.

Dijo que su posición, como la primera bailarina negra de la compañía, la hacía “feliz de tener la oportunidad de mostrarles a otras jóvenes negras que ellas podían hacer lo mismo”. Sin embargo, no esperaba enfrentarse al racismo ni a la discriminación por su color de piel.

“La discriminación y el racismo es un tema muy sensible que reviste importancia para la sociedad en su conjunto, incluida el Staatsballett de Berlín. Es muy importante para mí vivir una cultura corporativa libre de discriminación e implementarla donde aún no existe al 100 por ciento,” manifestó la bailarina.

En un comunicado, el director artístico interino de Staatsballett, Christian Theobald, dijo: “Lamento ver que hay una empleada en el Staatsballett de Berlín, que tuvo que soportar una situación muy estresante durante mucho tiempo y que la situación no pudo resolverse de antemano”.

A Lopes Gomes le dijeron en octubre que su contrato, que vencería en julio de 2021, no se renovaría debido a la crisis derivada de la pandemia de COVID-19. Ella segura que en realidad se debe al racismo que impera en la compañía. “Sé que fui despedida porque soy negra. Desde el principio, no tuve ninguna posibilidad,” afirmó.

En su cuenta de Instagram, Chloé invitó a todos los bailarines de ballet que han sufrido abusos a denunciar:

“Desafortunadamente, he experimentado el racismo, pero muchos bailarines de todo el mundo sufren abusos psicológicos y prefieren permanecer en silencio por temor a ser despedidos. Me siento privilegiada de haber hecho de esta vocación mi profesión. Sin embargo, nuestro bienestar, derechos humanos y dignidad deben ser lo primero.”

El Staatsballett aseguró que está llevando a cabo una investigación interna sobre las acusaciones de Lopes Gomes.

Con información de The Guardian
Publicidad