Atentados en Bruselas dejan 34 personas muertas y 200 heridos

El gobierno belga decretó este martes tres días de duelo nacional por los atentados en Bruselas.
Bruselas

El día de hoy (22 de marzo) ocurrieron tres explosiones en Bruselas, capital del Reino de Bélgica. Dos de ellas sucedieron en el aeropuerto de Zaventem y otra más en la estación de metro Malbeek. A su vez, la Fiscalía de Bélgica confirmó que fueron atentados terroristas.

El estallido en la estación de metro de Maelbeek causó al menos 20 muertos y 106 heridos, mientras que en los ataques del aeropuerto de Zaventem perecieron al menos 14 personas y otras 30 resultaron heridas, según el Alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, y la Ministra belga de Sanidad, Maggie De Block.

Estos ataques ocurrieron pocos días después de que el principal sospechoso de los atentados en París de noviembre pasado, Salah Abdeslam, fuera detenido en la capital belga.

En la terminal aérea, los testigos describieron cómo el techo se había desplomado y se veía sangre por todas partes, después de dos explosiones en la terminal de salidas del aeropuerto belga. Por tales circunstancias, todos los vuelos fueron cancelados, los aviones que llegaban a la ciudad fueron desviados y Bélgica elevó al nivel máximo la alerta por terrorismo. 

Asimismo, las autoridades belgas solicitaron a la gente de la capital de este país europeo que se quedara donde estaba, lo cual “congeló” literalmente a la ciudad. También se informó que una tercera bomba en esta terminal aérea fue desactivada, según el gobernador regional.

Mientras tanto, junto a la entrada de la estación de metro de Maelbeek, que por cierto, no esta muy lejos de la sede de la Unión Europea, los equipos de emergencias habilitaron un hospital de campaña en un pub local. Varios pasajeros conmocionados salían del metro mientras la policía intentaba establecer un perímetro de seguridad.

“El metro salía de la estación de Maelbeek cuando hubo una explosión que sonó muy fuerte. Había pánico por todas partes. Había mucha gente en el metro”, dijo Alexandre Brans, de 32 años y que se estaba limpiando la sangre del rostro.

Por su parte, Françoise Ledune, portavoz del metro belga, declaró a la televisora BFM que parecía haberse producido sólo una explosión en el subterráneo, en un automóvil detenido en Maelbeek. 

A su vez, el gobierno belga decretó este martes tres días de duelo nacional por los atentados en su capital, los cuales dejaron un saldo de 34 personas muertas y unos 200 heridos.

“Es un duelo excepcional. Todas las banderas nacionales estarán a media asta en todos los edificios oficiales del país”, indicó a la AFP un vocero del primer ministro belga Charles Michel, Frederic Cauderlier.

Asimismo, la nación belga elevó su nivel de alerta y desvió trenes y autobuses con destino a la ciudad, ordenando a la gente que se quedara donde estaba. Los aeropuertos de toda Europa también reforzaron su seguridad mientras una flota de vehículos de emergencia se ponía en marcha para gestionar los daños en Bruselas. Y tras estos ataques, naciones como Francia y Estados Unidos anunciaron que han reforzado sus protocolos de seguridad.

El Ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, anunció que un Gabinete de crisis del Gobierno acordó desplegar a mil 600 policías adicionales en Francia.

El despliegue de los agentes será destinado a reforzar el control de las fronteras y el transporte aéreo, marítimo y ferroviario. Y desde Cuba, Barack Obama dijo que harán todo lo que sea necesario para apoyar a Bélgica y llevar a la justicia a los responsables de los ataques terroristas.

Por otro lado, el grupo extremista Estado Islámico (ISIS) se adjudicó la responsabilidad por los ataques en el aeropuerto y en la estación del metro Maelbeek. “Combatientes de Estado Islámico llevaron a cabo el martes una serie de atentados con cinturones y artefactos explosivos, apuntando a un aeropuerto y a una estación central del metro en el centro de Bruselas, la capital belga”, expresó la agencia de noticias afiliada a ISIS, AMAQ.