¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Crucero de lujo apaga luces 10 días para evitar ataque pirata

Ni música ni luces. Los pasajeros de un crucero de lujo tuvieron que padecer apagones nocturnos además de renunciar a la música y las luces de forma intermitente por diez días para evitar un ataque pirata.

Según medios australianos, el crucero Sea Princess al verse amenazado se convirtió de forma intermitente en un “barco fantasma”.

Sus miedo no eran menores: no es infrecuente que se registren ataques piratas en barcos comerciales. Los piratas modernos no sólo suelen estar ligados al contrabando y el robo violento en altamar; también suelen participar de la trata de blancas y el narcotráfico. Su área de acción más conocida suele ser sobre todo en el Océano Índico.

En el caso del Sea Princess, la nave cruzo varios puntos mientras enfrentaba la amenazaba, desde el mar de Arabia adentrándose hasta el canal de Suez. La finalidad era evitar que los piratas notaran que el barco llevaba a 1900 personas atracables. 

Este crucero en particular hace un recorrido de más de cien días alrededor del mundo por el cual cada uno de los 1900 pasajeros puede pagar hasta diez mil dólares. Por supuesto un barco de estas características contiene todos los lujos posibles. (Vía: Fox)

Una de las pasajeras, de apellido Jasinski, narró lo sucedido para un medio australiano. Según la pasajera, el capitán del barco dijo a los pasajeros que la amenaza no sólo era real sino inminente.

Nada de luces ni atmósfera fiestera. Nada de dejarse lamer por brisas tropicales desde los balcones“, mencionaba Jasinski quien agregó que entre las medidas cautelares contra los piratas se encontraba una solución detergente para evitar el abordaje de los piratas en el barco. “Incluso nos dijeron que podíamos colaborar golpeando a los piratas en los pies o tumbando sus escaleras”. (Vía: News AU)

¿Sería demasiado terrible si todo hubiera sido una muy mala broma?