¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Un águila y una serpiente provocan incendio forestal en Montana

En México el mito dicta que un águila y una serpiente fueron la señal predicha para fundar Tenochtitlán; incluso Jorge Ibargüengoitia añadía que el águila se posó inicialmente en Guanajuato pero la espantaron. Ahora en el estado de Montana tendrán su propia versión del mito: un águila y una serpiente causaron un incendio forestal sin precedentes. ¿Cómo pudo ser posible?

Los hechos sucedieron en la localidad de Great Falls. Hicieron falta muchos bomberos y muchísimos galones de agua para poder apagar el incendio que llegó en pleno verano, en época de secas.

Luego de apagar las llamas, los bomberos se dieron a la tarea de investigar los motivos del terrible incendio. Su sorpresa fue mayúscula cuando descubrieron que detrás del incendio forestal estaba un águila y una serpiente. 

Los bomberos encontraron ambos cadáveres rostizadísimos y notaron que la serpiente estaba enroscada en las garras del águila. Parecía ser que los dos animales habían muerto juntos y, de paso, habían provocado el incidente.

Entonces los bomberos de Montana voltearon hacia arriba y hallaron una respuesta: un cable de alta tensión colgaba desde una torre: el ave y el reptil había hecho corto circuito en un cable de alta tensión.

Las suposiciones de los bomberos parecían descabelladas pero fueron confirmadas en un examen de laboratorio en la misma localidad. Cuando se examinaron los restos de los dos animales se confirmó que habían muerto por electrocución.

‘Como las cenizas de tu amor’

Según las autoridades norteamericanas, el águila habría atrapado a la serpiente pero esta ofreció resistencia mientras el águila estaba posada en el cableado eléctrico.

La serpiente hizo el contacto mortal al balancearse hacia el cable de enfrente en un intento por zafarse y ahí fue donde ambos animales se achicharraron y, de paso, quemaron con sus cuerpos las hierbas secas provocando un monumental incendio. (Vía: Gizmodo)

No es común que una cacería de este tipo termine en chispas. El encuentro eléctrico que fue sellado por doscientos mil voltios no hubiera ocurrido si la serpiente no hubiera tocado el segundo cable.

Los cables de corriente no suelen representar un peligro para las aves pues solo llevan una polaridad. Hace falta tocar tierra o dos cables para ser freído con hasta mil amperios de corriente.

A que esta versión eléctrica del mito fundacional azteca no se la sabían.