Activista ruso encarcelado por… un infalible de patito

Artyom Goncharenko fue detenido en Moscú durante las manifestaciones contra la corrupción de los altos mandos rusos del gobierno de Vladimir Putin. Aunque él no estuvo presente en el tumulto que exige respuesta a sus cuestionamientos, igual fue encarcelado porque desde su ventana cometió el mayor acto disidente de todos: infló un patito de hule.

Activista ruso encarcelado por... un infalible de patito
Foto: NBC

Sí, suena a chiste de Los Simpson o a historia de diario mexicano, pero es real y sucedió. Claro, no se trataba de un pato cualquiera, era uno con una corbata roja, que acompañó con una pancarta. El pato se ha convertido en el símbolo contra la corrupción, después de que se descubriera que el jefe del gabinete ruso, Dimitri Medvedev, tiene una casa de descanso en la que sus patos viven con más lujos que muchos rusos. (Vía: Moscow Times)

Las autoridades rusas le dieron sentencia de 25 días de cárcel por haber violado la paz pública con tan terrible símbolo, que incita a las masas a romper con la propiedad privada e instaurar la dictadura del proletariado… bueno, en realidad solo a boicotear las elecciones que serán en Marzo, todo porque Alexei Navalny, la única oposición real a Putin, fue encarcelado también.

Navalny se ha convertido en un dolor de cabeza para el kremlin, aunque no por ello se ha vuelto una amenaza para las intenciones que tiene Putin para reelegirse por cuarta vez. A través de redes sociales ha logrado mostrar varios casos de corrupción de altos mandos de la administración rusa, que si bien no afectan la popularidad de Putin, sí debilitan la estructura que ha construido desde mayo del 2000. (Vía: Huffington Post)

También, hay que recordar que la ley rusa es un tanto extraña y tiene muchas cosas que, ahora en pleno Siglo 21, no comprendemos. Es entendible (aunque no justificable) si tomamos en cuenta que hasta hace unos 100 años seguía siendo un país feudal. Sin embargo, esto entra también dentro de todas las arbitrariedades de un primer ministro que se ha elevado por encima de toda ley, al menos desde la imagen que demuestra.

La amenaza Navalny es real, nos porque pueda quitarle el puesto a Putin, sino porque ha estado llamando a la gente a realizar un boicot contra el proceso electoral y muchos lo han escuchado y se han convencido. Por ello, tampoco debe resultar extraño que se justifiquen las detenciones arbitrarias, por el puro hecho de estar en casa e inflar un patito de hule con la razón que sea, y por lo que se nos ocurra.

Por: Redacción PA.