5 muertos por el tiroteo en Maryland

Imagen: Foro TV

Esta tarde fue atacado el Capital Gazette, un pequeño periódico de Annapolis, Maryland. Un tirador ingresó en las instalaciones del periódico y empezó a tirar contra los integrantes de la mesa de redacción. Hasta el momento hay 5 muertos por este suceso. 

Según reportes, fue un tiroteo breve: pasaron pocos minutos desde que el tirador ingresó a la oficina del diario y empezó a tirar hasta que llegaron los agentes que finalmente interrumpieron el tiroteo. Aún no se revela la identidad del tirador ni sus posibles motivaciones para llevar a cabo la masacre. De hecho fue muy reacio a colaborar al principio con las autoridades; se negaba a declarar su nombre y no portaba una sola identificación.

Por mucho, uno de los eventos más comentados alrededor de este tiroteo fue la serie de tuits que lanzó uno de los reporteros del Capital Gazette de Annapolis. El periodista Phil Davis tuiteó:

No hay nada más aterrador que escuchar que varias personas reciben disparos mientras estás debajo de tu escritorio y luego oyes al atacante recargar (el arma)”.

¿Y qué tiene que ver la derecha en esto?

Nada directamente. Pero sin duda el incidente se ha prestado para exhibir a uno de los integrantes más notorios de la extrema derecha estadounidense. Milo Yiannopoulos es un famoso provocador que llegó a editar Breitbart, meca mediática de la alt-right. Dejó el puesto tras hacer varios chistes en público que fueron interpretados como una apología de la pedofilia.

Desde que su cuenta de Twitter fue cerrada, Milo Yiannopoulos ha reducido sus ataques y provocaciones a Facebook. En esta ocasión ha sido duramente criticado esta tarde pues hace dos escasos días empezó a amenazar a periodistas por Facebook. Ante cuestionamientos, el integrante del nacionalismo blanco respondía “muero de ganas de que un escuadrón de vigilantes dispare contra periodistas”. Él aseguro que es una broma.

Sin duda, sus palabras no tienen una relación directa con el incidente de Maryland, aun cuando se conocen a la perfección sus vínculos con la extrema derecha neonazi en Estados Unidos. Pero ponen de relieve la irresponsabilidad de algunos comentaristas de derecha. Nadie pide que se les censure, pero no queda claro si están dispuestos a hacerse responsables de sus palabras.

Por lo pronto, la información alrededor de la masacre de Maryland sigue en desarrollo pero, irónicamente, la fuente más notable al respecto es la misma Capital Gazette. En todo este tiempo, Trump solo envió condolencias.