Al menos 37 muertos tras protestas por elecciones en Kenia

El proceso electoral de Kenia se ha visto manchado por la violencia. Al menos 37 personas murieron, entre ellas tres niños, durante las protestas que se dieron en el país africano después del anuncio de los resultados electorales… todas, a manos de la policía.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Kenia, algunas de las muertes fueron porque la policía usó armas de fuego y municiones reales, otras más por el uso de toletes contra las multitudes, esta última acción derivó en la muerte de una bebé de seis meses que fue golpeada mientras la protegía su madre en el condado de Kisumu. (vía: Al Jazeera)

Las protestas comenzaron luego de que Raila Odinga dijera a sus simpatizantes que las eleeciones fueron arregladas y que él era el verdadero ganador. Esta declaración hizo que mucha gente saliera a las calles y la policía, como de costumbre, salió a “guardar la paz de los ciudadanos”… golpeándolos y disparando en contra de ellos.

No sólo la violencia es un mal dentro de este proceso democrático, también se informó que la policía utilizó sus oficinas para sobornar y comprar votos (para que vean que o exportamos técnicas democráticas o… estamos como el resto del mundo) a cambio de… cosas tan básica como pan o agua potable. (vía: El Horizonte)

Las elecciones, posteriormente, fueron declaradas inválidas y el proceso se realizará nuevamente (esta es la segunda vez que se anula la elección) el 26 de octubre, pero con 35 votantes menos, hasta el momento, pues hay muchos heridos en condición crítica y no sería sorprendente que el número de víctimas suba.

La Comisión de Derechos Humanos condenó todo tipo de acto violento por parte del Estado y les invitó a actuar con dignidad ante el proceso democrático que, parece, se repetirá hasta que los kenianos doblen el brazo frente a la violencia de sus propios gobernantes.