Identifican a supuesto extorsionador de comerciantes de San Ángel

El pasado 5 de agosto circularon fotografías en redes sociales en donde señalaban que los dueños del restaurante “La Barbacoa de Santiago”, Zulma Zermeño y Héctor Mora, ubicado en la zona de San Ángel habían golpeado a un indigente que había pasado por el restaurante.

Pues resulta que esas acusaciones que se viralizaron son parte de una nueva modalidad de extorsión que opera contra comerciantes de esa zona. Esto fue descubierto ya que el video de una cámara de un negocio aledaño mostró a un sujeto, identificado como Moisés Cohen, quien presuntamente amenazó a los empresarios y les tomó fotografías, que casualmente fueron las que subieron al perfil de Facebook que viralizó el supuesto escándalo.

Según las declaraciones de los empresarios, fue Moisés Cohen quien inició las agresiones y los amenazó con iniciar una campaña de desprestigio en redes sociales contra ellos. Señalaron que esta persona estuvo merodeando en los alrededores y cuando se presentó el indigente empezó a tomar fotografías y a amenazar, después, esas fotos aparecieron en un perfil de Facebook con una campaña de desprestigio.

Respecto al indigente, argumentaron que las cámaras C4 detectaron que la persona llegó al establecimiento golpeada y que en el momento en que este entró al establecimiento Cohen llegó a tomar las fotografías con su celular. Al día siguiente comenzó el escándalo viral, acompañado de llamadas de extorsión y amenazas en su contra.

Según los empresarios, levantaron un acta en el Ministerio Público por los delitos de extorsión y de difamación. Señalaron que presentarán los videos completos a la autoridad en donde se puede apreciar el modus operandi de este sujeto. Hasta ahora las investigaciones señalan que el autor de estas extorsiones es un agente de la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México.

A raíz de este suceso, los dueños del restaurante afirmaron que sus ventas han caído en un 30% y que durante los días que recibieron amenazas pensaron en cerrar su restaurante. (Vía: Excélsior)