Gobiernos estatales gastan más en nómina que en obra pública: IMCO

El Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) publicó su informe “Índice de Información Estatal 2016”, ahí entre otras cosas, detectó que varios gobiernos estatales erogan más recursos en el pago de nómina que en obra pública.

Esto significa que el costo que conlleva  sostener a la burocracia es mayor que el de las inversiones en infraestructura, las cuales de una u otra forma generan productividad; sin duda este es otro ejemplo de la coladera de recursos que implica el gasto corriente del gobierno.

Los diferenciales que hay en las cifras de los gastos en nómina y en infraestructura son abismales: el año pasado las entidades gastaron en el mantenimiento de su burocracia un total de 611 mil 44 millones pesos, mientras que en infraestructura erogaron 103 mil 17 millones de pesos, es decir el gasto en pago de servicios personales es casi 6 veces mayor que el de obra pública.

Según la investigación del IMCO, el costo de la burocracia representa el 32.5% del gasto ejercido por los 32 gobiernos estatales, el cual fue de un billón 876 mil 644 millones de pesos. Por el contrario, lo que los gobiernos destinaron a obra pública apenas representa el 5.4% del gasto total.

El estado que cuya brecha entre inversión en infraestructura y nóminas fue más grande es Nuevo León, gobernado por Jaime Rodríguez “El Bronco”, el cual ejerció 15 mil 981 millones de pesos en mantener a su burocracia, mientras que en infraestructura solo gastó 71. 7 millones, es decir, el gasto en servicios personales fue 221 veces mayor que en obra pública.

Según el IMCO, estos diferenciales van en aumento, ya que de manera sostenida, los gobiernos estatales están destinando cada vez más recursos al gasto corriente, que incluye la nómina de la burocracia, esto en detrimento de la inversión productiva.

Al respecto, el coordinador de finanzas públicas del IMCO, Manuel Guadarrama señalo que: “Detectamos que existe una especie de mecanismo de operación perverso de los recursos destinados al gasto corriente: hacen una subestimación de los ingresos para que todos los ingresos adicionales sean catalogados como excedentes. Así, no quedan etiquetados y se usan a plena discrecionalidad de las administraciones, que pueden destinarlos a gasto corriente, a sueldos y salarios”.

Además de Nuevo León, los estados que gastan más en burocracia son: Edomex, CDMX, Michoacán, Jalisco, Veracruz, Guanajuato, Puebla, Chiapas, Coahuila, Tamaulipas y Tabasco.

Pero además de destinar grandes cantidades de recursos al gasto corriente, los estados están gastando más de lo que tienen, lo que ha generado aumentos considerables en la deuda. En ese sentido, tenemos que el año pasado el presupuesto para las entidades federativas fue de 527 mil 822 millones de pesos, sin embargo, las entidades en su conjunto erogaron 15.9% más; solo Jalisco y Guerrero rebasaron 100% su presupuesto asignado. (Vía: Reforma)