Gloria Sánchez: la alcadesa zapoteca que gestiona las ruinas de Juchitán

A un mes del primero de tres sismos que destrozaron Juchitán aún no hay signos claros de recuperación. La reconstrucción aún no pasa de la promesa gubernamental y la gente duerme en las calles, frente a los escombros de lo que fueron sus casas. Para la alcaldesa Gloria Sánchez, su profesión cambió de un día al otro y sin dejar el cargo: pasó de dirigir una ciudad a gestionar escombros.

Gobernar ruinas

Gloria Sánchez, de la coalición PAN-PRD, es la primera mujer que dirige el municipio de Juchitán. Las catástrofes ponen a prueba cualidades que ignorábamos y revelan defectos que ocultábamos. Para la primera funcionaria que recibe el mote de ‘alcaldesa’, su gestión ha pasado de la celebración por el tránsito hacia la igualdad política entre hombres y muejres al dramatismo de gobernar ruinas.

juchitán gloria sánchez damnificados zapoteca alcaldesa

Licenciada en Matemáticas, Gloria Sánchez se integró a la política cuando se afilió al Coordinadora Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI); y antes de ser alcaldesa había sido regidora y diputada local. (Vía: Termómetro en Línea)

La emergencia borra la indiferencia política e incluso los funcionarios más grises despiertan pasiones cuando hay cifras de fallecidos de por medio. Eso ha pasado con Sánchez quien es defendida por unos y criticada por otros.

Muchos la conocieron por aparecer en televisión haciendo peticiones con tono firme: pidiendo lonas, víveres, voluntarios. Su comunicación con el centro del país se ha limitado a las peticiones urgentes.

Hacia el interior de Juchitán, en cambio, su gestión de ruinas se divide entre la supervisión, el recibo de reclamos y las peticiones de explicaciones.

¿Por qué cayeron tantos edificios en Juchitán?

En Juchitán hay 14 mil inmuebles dañados, ya sea con daños parciales o totales. En una ciudad donde viven 74 mil personas es más fácil contar los edificios que no se dañaron que los que se cayeron o resultaron afectados.

Según expertos, todos los factores negativos que pueden poner en riesgo una construcción se hicieron presentes en Juchitán: construcciones de tiempos anteriores a las regulaciones de construcción, casas sin cimentación, construcciones sin columnas, muros que en el mejor de los casos eran de adobe, casa de múltiples plantas donde una planta baja de adobe o ladrillo debía soportar una segunda planta de concreto. (Vía: Animal Político)

La primera zapoteca en dirigir el municipio con mayor población indígena de Latinoamérica.

Aunque en Oaxaca existe una estricta reglamentación para las construcciones desde, al menos, 1978, en Juchitán pasó como letra muerta. En entrevista con Animal Político, Gloria Sánchez admitió que “aquí (en Juchitán) no aplica. Nunca ha aplicado”.

Las pasadas administraciones, tanto estatales como municipales, soslayaron sus responsabilidades y permitieron que la gente construyera sus casas como pudiera y entendiera, sin ninguna clase de supervisión ni verificación estatal.

¿’Gloria Trump’ es en parte responsable?

Aunque en el papel ésta es la primera gestión de Sánchez como alcaldesa de Juchitán, pobladores aseguran que ella y su familia desde los ochenta son parte de una mafia que ha controlado Juchitán administración tras administración.

Ese grupo político es el responsable del derrumbe de las construcciones del municipio”, expresó un poblador en entrevista. Ciertamente, desde que Sánchez quiso remover el ambulantaje del centro de la ciudad se ganó la enemistad de muchos, tanto que no pocos la llaman ‘Gloria Trump’. (Vía: Animal Político)

Sea o no responsable su grupo político de la ineficiencia que derivó en derrumbes, ahora Gloria Sánchez gestiona un súbito campo de refugiados.

“Antes del sismo, Juchitán era el municipio más peligroso de Oaxaca”

Tampoco es como que Juchitán haya sido perfecto antes del sismo: justo cuando Sánchez fue electa el año pasado, convirtiéndose en la primera zapoteca en dirigir el municipio con mayor población indígena de Latinoamérica, Juchitán era el municipio más violento de Oaxaca. (Vía: La Jornada)

En su momento Sánchez anunció que pediría ayuda federal para controlar la violencia en Juchitán; se tenía presupuestado que el ejército rondara en las calles y así fue, esa promesa se cumplió. Ahora el ejército lleva un mes estacionado en Juchitán, pero no persiguen delincuentes, sino que ponen en marcha el plan DN-III-E.

Por: Redacción PA.