Futura directora del Conacyt solicitó al actual titular ‘suspender’ convocatorias y contratos para 2019

María Elena Álvarez-Buylla Roces, quien ocupará la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) envió una carta al actual titular de la dependencia, Enrique Cabrero Mendoza, en la que “solicita” la suspensión de “cualquier convocatoria abierta y contrato que pueda comprometer recursos presupuestales para el ejercicio 2019 y subsecuentes”.

Carta de Álvarez-Buylla Roces al actual director del Conacyt
Carta de Álvarez-Buylla Roces al actual director del Conacyt (Imagen: Especial)

La carta se filtró en redes sociales, por lo que Álvarez-Buylla Roces tuvo que publicar una aclaración: sí se pidió la suspensión de convocatorias y contratos firmados o aprobados después de julio de este año, pero eso no significa cancelar, sino que se revisarán para asegurar que la próxima administración cuente con los recursos necesarios para impulsar los programas institucionales en apoyo a las humanidades, las ciencias y las tecnologías, que redunden en beneficio de la comunidad, del avance del conocimiento y del bienestar social del país”:

Carta aclaratoria de la futura titular de Conacyt
Carta aclaratoria de la futura titular de Conacyt (Imagen: Especial)

Tanto en la carta como en entrevista para El UniversalÁlvarez-Buylla Roces insistió en que la carta se envió luego de un acuerdo con el actual director del Conacyt y “de buena intención”, que los sellos de “Recibido” que tiene la carta original develan que se trató de una filtración al interior del Conacyt y que debería de ser responsabilidad de Enrique Cabrero investigar si se trató de un acto “de mala fe”.

Aunque sí aclaró que “suspender no es cancelar”, los miles de becarios (tesistas y estudiandes de posgrado), proyectos de investigación y proyectos multilaterales que dependen del presupuesto del Conacyt sí podrían resultar afectados no sólo en sus carreras académicas sino en su vida cotidiana si la actual administración de la dependencia obedece la “exhortación” de Álvarez-Buylla Roces.

Las becas de posgrado son un compromiso entre el estudiante y el Estado: a cambio de un ingreso económico mensual, el becario debe dedicarse a tiempo completo a su posgrado, no puede trabajar y, por lo tanto, depende exclusivamente de la beca por el tiempo que ésta dure.

Así mismo, hay proyectos de investigación que no pueden suspenderse hasta que se determine su “beneficio [para] la comunidad”, menos aún cuando los criterios que determinan ese beneficio no son públicos.

La carta y la respuesta de Álvarez-Buylla Roces generó reacciones inmediatas en redes sociales: ¿un equipo de transición puede, incluso, ‘solicitar’ a uno que todavía está en funciones una medida tan drástica para miles de académicos y universitarios?, ¿la defensa contra muchas de las críticas al gobierno de transición, justamente, no era que todavía no gobernaban… por qué quieren empezar a hacerlo con el Conacyt?

Por: Redacción PA.