Vecinos del Multifamiliar Tlalpan impiden demolición por errores en dictámenes

Hoy se cumplen tres meses del pasado sismo del 19 de septiembre que movilizó a miles de personas en las Ciudad de México y principalmente en los estados de Morelos, Oaxaca y Chiapas.

A tres meses muchas grietas siguen intactas sobre los edificios y en la memoria de los ciudadanos. La etapa de reconstrucción es otro proceso duro que cientos más aún padecen entre malas planeaciones, tarjetas clonadas y leyes que más que ayudar, endeudan.

Damnificados de CDMX se oponen a Ley de Reconstrucción, intentarán derogarla

Ejemplo de lo anterior, son los vecinos del Multifamiliar Tlalpan que tras ser desalojados de los diez edificios fue partir de juntas vecinales y protestas que lograron ser escuchados por las autoridades capitalinas.

Apenas este lunes y con el plan de derrumbar del edificio 1-c en donde perdieron la vida 8 personas, los vecinos del multifamiliar Tlalpan frenaron la demolición, lo anterior porque de acuerdo a su denuncia en redes sociales, los documentos del gobierno capitalino contenía distintos errores. (Vía: El Universal)

Los supuestos dictámenes eran copias y estaban fechas con el mes de octubre e incluso, tenían una dirección incorrecta, por lo que los vecinos se negaron aceptarlos pues esos documentos no serían válidos para pedir un crédito y poder reconstruir su vivienda, una opción que facilitó el gobierno capitalino.

Francia Gutiérrez, quien vivía en el edificio 1-C expresó en una entrevista para el Reforma que el dictamen que querían entregarles estaba fechado con el día 24 de octubre y que la colonia indicaba Coapa, cuando es la colonia Educación. (Vía: Reforma)

“Sabemos que es necesaria la demolición no nos oponemos , pero tampoco puede ser una burla el intento de documentos que no nos van a garantizar el derecho a tener una reconstrucción, un crédito”, expresó Gutiérrez.

En la mañana del pasado domingo los propios habitantes del multifamiliar organizaron una ceremonia para despedirse de sus pertenencias, recuerdos y experiencias que quedaron entre los muros del edificio 1-c.

Publicidad