A falta de Zócalo, AMLO cerrará campaña en el Estadio Azteca

Luego de que el Jefe de Gobierno de la CDMX, José Ramón Amieva, le negara el Zócalo capitalino para su cierre de campaña, Andrés Manuel López Obrador anunció que lo hará en el Estadio Azteca… como Peña Nieto hace seis años.

Hace unas semanas, Morena había pedido apartado el Zócalo capitalino para cerrar su campaña dentro de dos semanas, y ni tardo ni perezoso, el gobierno perredista de José Ramón Amieva respondió que ‘híjole, joven, es de que ya está ocupado’: ese fin de semana se instalarían las pantallas gigantes para ver el mundial de Rusia y pos qué pena, joven.

Ante la negativa, miles de personas están firmando una petición en la página Change.org en la que le piden (bueno, le exigen) a Amieva que “se comporte de manera democrática” y le regrese el Zócalo a quienes lo piden:

La negativa, es obvio, se debe a motivos políticos no a una cuestión logística. El espacio público es de todas y todos, y el Zócalo de nuestra capital ha sido el lugar en el cual convergen distintas luchas y movimientos sociales por la democratización de nuestro país. ¡Defendámoslo!” (Vía: Change.org)

Apenas hace unas horas, la campaña de Andrés Manuel ya confirmó que dio por perdido el Zócalo y que se conformará con hacer su cierre de campaña nada más en el Estadio Azteca… casual. López Obrador se dirigió a la prensa luego de un mitin en Veracruz:

Nos negaron el Zócalo, ora sí que bajo protesta, porque de manera inexplicable por el autoritarismo que implica, nos niegan el Zócalo y vamos a hacer el cierre de campaña con un festival artístico, lo vamos a hacer el miércoles 27 de junio desde las 5 de la tarde hasta las 10, 11 de la noche, lo vamos hacer en el Estadio Azteca” (Vía: Reforma)

No sólo la decisión es sorpresiva por los subtextos que tiene el edificio en la imaginación colectiva, sino porque también, hace seis años, quien cerró ahí su campaña fue Enrique Peña Nieto.

De acuerdo al reporte de gastos del 2012, el cierre del entonces candidato del PRI-PVEM-PANAL costó poco más de 22 millones de pesos. (Vía: Red Política)

Eso sí, con la diferencia de gastos que hay entre las campañas de Ricardo Anaya y López Obrador, Morena podría rentar el estadio completo una semana y ni así le llega igual.