Por dos años han falsificado nominaciones al Nobel de la Paz para Trump

El rumor comenzó como una nota en el periódico Vanguard de Nigeria en el, simple y llanamente, sacaron una ‘fake news’: Trump estaba nominado para el Premio Nobel de la Paz. La noticia fue tomada por los medios de ultra-derecha de siempre y llevó a que el Comité noruego del premio denunciara ante la policía las mentiras.

https://youtu.be/bo3uXSkJAt4

Ésta es una de esas historias a las que nos hemos acostumbrado luego de un año de la presidencia de Trump y de dos años y medio de hablar de él. El mundo post-Trump es tan extraño (y las nominaciones al Nobel de la Paz tan aleatorias) que no sorprendería que fuera real: si Barack Obama lo tuvo, si a Winston Churchill le dieron uno de Literatura, ¿qué tan raro sería que Trump estuviera nominado?

Lo mejor de todo es que el diario nigeriano incluso “informaba”que el director de la organización encargada de nombrar al ganador año con año fue quien declaró la nominación de Trump: Henrik Urdal, director del Instituto De Investigaciones por la Paz en Oslo.

Según el diario, la razón de la nominación estaba por los esfuerzos de Trump por reforzar “La paz por la fuerza” (sí, ajá, tampoco tiene sentido para nosotros). (Vía: Vanguard)

Pocas veces noticias como esta tienden a trascender las pláticas de oficina (amenizadas por música de Alex Syntek, claro está), pero esta, porque logró arrastre entre los medios de ultraderecha de siempre, forzó al Comité del Premio Nobel a lanzar una declaración oficial e, incluso, una investigación policiaca sobre quién y cómo diantres llegó a convertirse en un rumor tan fuerte.

Olav Njølstad, director del Instituto Nobel, tuvo que explicarle a varios medios (porque se lo tuvo que repetir a varios, porque #internet) el proceso de nominación, que va más o menos así: sólo ganadores del Nobel, gobiernos y unos cuantos profesores universitarios pueden nominar y estos nombres se guardan en completo secreto, y sólo es hasta octubre cuando se publica quién ganó. (Vía: The Hill)

Como toda fake news sobre Trump, incluso las falsedades más tontas son discutidas seriamente por analistas, politólogos e internacionalistas. Como cada mala noticia con Trump, ya no nos sorprende nada (y eso está mal, muy, muy pero muy mal)

Publicidad