¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Así es el WhatsApp de un ladrón de la CDMX

Después de un intento de robo, ocurrido en Eje 3 casi esquina con Doctor Vértiz, en el que el ladrón salió huyendo al no tener éxito, las autoridades capitalinas recuperaron un celular que pertenecía al asaltante. Gracias a eso, tuvieron acceso al contenido del aparato y lograron mostrar cómo es que se comunican los asaltantes en esa zona. (vía: Noticieros Televisa)

Las conversaciones encontradas dentro de WhatsApp revelan la forma en que se coordinan para planear asaltos y concretarlos tanto a peatones, automovilistas y hasta establecimientos. Además, también se descubrió que el sujeto en cuestión realizaba venta de armas cortas y explosivos dentro del mismo sistema de mensajería.

De las conversaciones que fueron conseguidas por Noticieros Televisa, se destacan los intercambios de audios en los que se escucha cómo van a planear el asalto a una taquería, en la que recomiendan primero ir a verla para después asaltarla, aunque no se ponen de acuerdo si lo harán en la madrugada (cuando el taquero cierre) o en la noche cuando haya gente en el lugar.

También se puede escuchar cómo se avisan entre sí la existencia de posibles blancos, a los que “campanean” (o sea, que los siguen para ver lo que pueden robarles) y, porque son bien altruistas entre su gremio, se los reparten si no tienen las herramientas para poder hacer un robo. En este caso, se habla de un automovilista que dejó estacionado su auto, pero lo que buscaban era quitarle una cadena. Así mismo, se informan de la existencia de cámaras de seguridad de la CDMX y, al parecer, conocen también sus puntos ciegos.

Lo difundido aquí simplemente demuestra que todo se adapta a su contexto. La existencia de las aplicaciones para mensajería hacen todo más inmediato y tanto puede servir para que tus tías te manden memes de Piolín todas las mañanas, como puede servirle a unos asaltantes para planear, concretar y coordinar robos con la misma inmediatez que tus tías mandan cadenas.

Por otro lado, esto no puede ni debe abrir el debate de la seguridad informática y el derecho a la privacidad. Por supuesto que se podrían frenar asaltos interviniendo conversaciones, pero eso no es una solución, sino una medida extrema. El problema sigue siendo el mismo: proveer seguridad a los capitalinos y enfrentar la inseguridad con medidas que permitan que no exista la necesidad de que alguien tome como “trabajo” el robo.

Con infomación de: Noticieros Televisa – En Punto