Superintendente es detenido… por defecar en canchas de la escuela

Hay cosas que solo pueden pasar en Los Simpson… pero el mundo es necio y nos busca sorprender a diario. Por ello, en Estados Unidos fue detenido un superintendente (como el Super Nintendo Chalmers) por defecar en las canchas de una escuela.

Esto sucedió en Nueva Jersey, en la escuela de Holmdel, donde apareció un “mystery pooper” (el cagón misterioso). A diario, fueron encontrados desechos humanos (cacas, pues) en las canchas del campus, así como en las pistas para atletismo.

Season 4 Episode 20 GIF - Find & Share on GIPHY

Durante semanas se hizo una investigación para saber quién era el chistocito que estaba equivocándose de puerta para ir al baño, pero ningún alumno ni persona ajena a la institución fue culpada por ello.

La policía de Nueva Jersey tomó el caso y comenzó a investigar a través de las cámaras de vigilancia, solo para encontrar que el culpable de todo era… el superindentende Thomas Tramaglini.

Super Intendente es detenido... por defecar en canchas de la escuela
Foto: The Independent

Tras conocer la identidad del Cagón Misterioso, a quien la policía lo encontró en flagrancia cometiendo la falta, se hizo la detención de la autoridad educativa por los cargos de conductas lascivas, dejar desechos en vía pública y por cagar en la escuela (que es un delito en Estados Unidos).

Ahora el Super Nintendo Tramaglini será separado de su cargo, pero se le autorizó que esto sea con goce de sueldo por alguna extraña razón. Las autoridades educativas encontraron que sus cargos no son graves, por eso mismo se irá analizando su situación conforme avance el tiempo.

Por ahora, más allá de que esta escuela tendrá sus instalaciones limpias, se está ganando la figura de mito y leyenda urbana como el gran villano que no sabía cómo controlar su esfínter.

La siguiente semana será su audiencia para determinar sus cargos y si estos corresponden a una pena que le valga el ser despedido, regresar a su cargo o usar pañal.

De cualquier manera, esperamos, con toda el alma, que en la corte tengan baños bien dispuestos para que, en caso de cualquier emergencia, pueda correr a donde tenga que hacerlo y no le vuelva a ganar la curiosidad o las ganas de que el viento se lleve sus malos aromas.

Con información de The Independent

Por: Redacción PA.