Secret Hitler, el juego de mesa sobre el fascismo que se está volviendo un éxito

Tal vez se nos está yendo de las manos eso de querer hacer juegos de mesa temáticos de TODOS los temas. Secret Hitler, es uno de esos que dejan a uno pensando si era necesario hacerlo de esa forma, y su objetivo tal vez ya lo adivinaste: hacer que Hitler suba al poder y funde el Tercer Imperio Alemán.

Su mecánica es como la de otros juegos que ya existen, como Mafia, Werewolf  The Resistance. Aquí los jugadores se dividen dos equipos, liberales y fascistas. Los fachos saben quién será su Hitler y su objetivo es confundir a los liberales para hacer que el bigotín suba al poder y el motto del equipo contrario es simplemente pararlos. (vía: Kickstarter)

Salió en 2015 y lentamente se ha hecho de una gran popularidad entre la gente que gusta de lastimar su trasero los viernes por la noche con juegos con innumerables reglas.

Dos años después de su lanzamiento va por su tercera reimpresión, lo cuál nos dice que, aunque sea simbólicamente, el fascismo sigue muy vivo.

Al menos a agradado mucho a jóvenes que también disfrutan de documentales de History Channel donde se afirman excentricidades como que Hitler se ayudó de alienígenas. Aún así, si algo es innegable es que la mercadotecnia del juego es infalible: la campaña que llevó a Secret Hitler al éxito, al menos en Estados Unidos, fue tan sencilla como presentarlo. (vía: Wired)

Pensaron en un momento adecuado del año en donde la política del país estuviera en un punto donde todos quisiera recordar el pasado geopolítico para advertir una catástrofe. Ese momento fue la elección de Hilary Clinton como candidata del Partido Demócrata.

En sólo 24 horas consiguieron más del dinero necesario (casi el doble) para sacarlo en producción y se les acercaron cerca de 30 mil patrocinadores. (vía: New York Times)

El juego es simple y sigue una mecánica que nada tiene que ver con política. Sin embargo, se entiende que el fascismo, al menos como un tabú cultural, se está superando poco a poco. Lo cual puede tener sin cuidado a algunos, pero preocupa muchísimo a otros.

Al parecer ni siquiera los recientes altercados con neonazis en Estados Unidos han podido mermar el éxito de este juego.