República del Congo, niños mineros en condiciones de esclavitud

¿Qué horrores se encuentran en la producción de los automóviles eléctricos?
Explotación infantil

De acuerdo con Amnistía Internacional, al día hay 40,00 niños trabajando en condiciones de cercanas a la esclavitud. En el sector minero de cobalto de República del Congo, existe una creciente explotación infantil con jornadas de 12 horas diarias a cambio de dos dólares para que tú puedas conducir un auto eléctrico.

El corazón de la revolución tecnológica más importante del siglo XXl encuentra su fuente de vida en la sureña provincia de Katanga, en República del Congo. La cual, alberga el 58% de las reservas minerales de cobalto.

“El oro azul”

El llamado “oro azul” es un componente clave para la producción de baterías de ion de litio, las cuales alimentan a los dispositivos electrónicos y autos eléctricos.

Aunque la producción de aparatos electrónicos, –como smartphones– representa parte importante dentro de la explotación del cobalto, diferentes medios han señalado que el factor de potencialización de su explotación es la producción del coche eléctrico. Esto, si no se regula o se deja de prestarle atención, podría desarrollar procesos no éticos para la extracción constante del recurso.

En 2017 se registraron apenas 3,1 millones de coches eléctricos en el mundo, sin embargo según la Agencia Internacional de Energía, en el año 2030 se alcanzarán los 125 millones. (Vía: La Vanguardia)

La creciente demanda de autos eléctricos se legitima discursivamente de manera progresista a partir de la “defensa en contra el cambio climático y el uso de energías renovables”, tal es el caso de la “cruzada de energía limpia” en Reino Unido, impulsada por Michael Gove, miembro del Parlamento británico.

Explotación infantil

Esto mientras se estima que al año mueren aproximadamente 80 niños dentro de las minas de cobalto, producto de la precariedad de la condición laboral, la falta de protocolos de seguridad en la minas, la irregularidad de la extracción y transportación del material, pero sobre todo debido a la exposición corporal.

El contacto indebido al cobalto provoca, entre otras cosas el “pulmón de cobalto“, una forma de neumonía que causa tos y conduce a incapacidad respiratoria de forma permanente. (Vía: DailyMail)

Amnistía advierte que aunque las compañías del sector más importantes tienen una política de cero tolerancia con el trabajo infantil, puede haber una contaminación en los canales de la distribución de cobalto.