¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Autoridades de Florida piden (otra vez) que nadie dispare contra huracán

Parece un mal chiste, pero es uno que regresa cada que hay un huracán mayor: no todo se resuelve a balazos
Autoridades piden no disparar contra huracán

Mientras el huracán Dorian se acerca con más fuerzas a las costas de Florida (acaba de ser escalado a categoría 5), las autoridades han tenido que pedir de nuevo que los vecinos no disparen contra el meteoro no por un riesgo ambiental, sino porque las balas pueden regresar y herir a alguien.

Esta no es la primera vez que las autoridades del sur de Florida han tenido que parar todo para pedirle a sus ciudadanos que no disparen contra los fenómenos naturales.

En 2017, cuando el huracán Irma golpeó esa mis zona, múltiples sheriffs de diversos condados tuvieron que repartir la misma infografía  y la misma información: no sólo es una pérdida de recursos y un peligro ambiental, los flujos de aire de los huracanes hacen que las balas puedan regresar y herir a personas que ni la deben ni la temen.

Por supuesto que nadie es tan… aventurado como para creer que unas balas van a frenar un huracán. En 2017, la advertencia oficial se dio luego de que se hiciera viral un evento en Facebook en el que un floridiano, Ryon Edwards, invitaba a todos a dispararle a Irma “porque estaba estresado y aburrido”.

Cuando Irma golpeó las costas de Florida, siete millones de personas tuvieron que ser desalojadas y los daños que provocó en zonas tan lejanas como Houston, Texas, y la costa oeste de los Estados Unidos. (Vía: The Hill)

Ya sea por aburrimiento, impotencia o una muy creativa forma de enfrentar el cambio climático, las autoridades están volviendo a repartir esa misma información de hace dos años ante la creciente probabilidad de que haya alguien capaz de dispararle a un huracán.

En caso de que estés en una zona de riesgo, más que preparar tus armas, agarra tu maleta de emergencia y sigue las instrucciones de las autoridades correspondientes. Tu vida no vale un chiste.

Con información de The Hill