Kushner, debilitado y bajo investigación, se reunirá hoy con EPN en visita de Estado

Jared Kushner, yerno de Trump y uno de sus principales asesores, visitará hoy México y tiene agendada una reunión con Enrique Peña Nieto y con el Secretario de Relaciones Exteriores. Todo esto, en medio de investigaciones en su contra, una compleja renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el debate abierto sobre migración en Estados Unidos.

Éste es un pésimo momento para ser Jared Kushner… o, más bien, quizá siempre lo ha sido pero ahora es más evidente. Kushner entró a la Casa Blanca como entra el esposo de la hija consentida del dueño de la empresa: sin experiencia en gobierno, sin una carrera (de perdida) en el sector privado que avalara sus conocimientos y sin otra cosa en su CV más que ser esposo de Ivanka.

Ya te hemos platicado mucho sobre la triste (nah, bastante divertida) historia de fracasos de Jared, particularmente cómo fue que una publicación del Washington Post hizo que le retiraran las acreditaciones de seguridad que le daban acceso a documentos confidenciales… esos mismos que le permitirían hacer su trabajo y, hoy, tiene la misma acreditación que el staff de mantenimiento de la Casa Blanca.

Kushner, prácticamente, no tiene autorización de saber dónde queda el baño

En esa publicación del Post, la única embajada que aceptó hablar con los periodistas fue la de México: en una brevísima entrevista aseguraron que ellos nunca intentaron manipular a Kushner y, al contrario, él siempre fue bien atento con ellos, deveritas.

El día de hoy, pareciera, México va a refrendar su compromiso con Kushner. En estos momentos, cuando está más debilitado que nunca dentro de la Casa Blanca y ya corren rumores de su renuncia, su visita de Estado (porque sólo nosotros lo recibimos con honores así) podría ser lo que le salve la chamba.

Está agendado que Kushner se reúna con Peña Nieto en la tarde para “discutir la agenda binacional” (eufemismo para ‘echar el coto’) y, posteriormente, con miembros del gabinete mexicano para revisar elementos en los que el diálogo podría llevar a acuerdos entre los dos países. (Vía: CNN)

Ahora, ¿de verdad serviría dialogar con alguien que no sólo no tiene poder o un puesto perfectamente definido dentro de la Casa Blanca, sino ni siquiera acreditaciones?, ¿por qué México está metiéndose a una diputa ‘de Corte’ cuando hay temas mucho más urgentes en la agenda internacional?