Guardería en Puebla atormentaba a niños con ‘La Llorona’

Ante la denuncia a la Fiscalía del Estado, la guardería fue desalojada
Cierra guardería que atormentaba a niños con audio de la Llorona

En redes sociales circuló un video en el que niños eran atemorizados con un audio de “La Llorona” con la intención de “mantenerlos quietos”. Ante denuncias de padres de familia, la guardería “Aprendiendo a crecer” de Puebla fue cerrada.

La maestra de la guardería, presuntamente llamada Leonor, les decía los niños que el espectro de la Llorona se les aparecería si tenían mal comportamiento o si hacían mucho ruido. En el video se aprecia a los niños llorando y sentados en el piso. Se escucha a la maestra decir

Por eso cállense, porque los bebés están dormidos y cada vez que se porten mal ya escucharon ¿eh?“.

Al reconocer a uno de sus hijos en el video, una de las madres de familia acudió a la guardería para reclamar el maltrato psicológico que pasaban sus hijos. Igualmente presentó una denuncia en la Fiscalía General del Estado. (Vía: MSN)

Sin embargo, después de las quejas por parte de los padres de familia, las maestras dejaron de presentarse. Desapareció la valla que rodeaba el recinto, fueron derribadas las paredes de tablaroca al interior de éste y se llevaron todo el mobiliario. Cuando el DIF fue a hacer la investigación pertinente, el recinto ya estaba vacío. (Vía: Poblanerías)

Al irse, se llevaron también los papeles de inscripción de los niños y las niñas. Igualmente, las familias que ya habían pagado el primer mes del siguiente ciclo escolar no han podido recuperar su dinero.

Después de la denuncia, guardería es completamente vaciada. (Imagen: Imagen Televisión)

“Aprendiendo a crecer” aparece como una guardería clandestina, centro no homologado y sin papeles que se hace pasar por una guardería legal. Éstas no cuentan con el personal calificado para cuidar niños y el espacio tampoco cumple los requisitos básicos. En general se escudan en su bajo precio.

Protección Civil recomienda asegurarse de que la guardería a la que ingresarán los niños esté en regla. Para esto propone solicitar el permiso vigente a las autoridades, realizar un recorrido por las instalaciones, verificar que haya personal suficiente y que no haya hacinamiento entre los niños.