¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Guadalupe Loaeza critica atuendo de funcionarios mexicanos

Escritora mexicana critica a embajadora mexicana, secretaria de economía y jefe de asesores por vestimenta
Guadalupe Loaeza critica a embajadora Martha Bárcena

El martes 18 de junio, Guadalupe Loaeza criticó en un artículo de Reforma y en su cuenta de Twitter la vestimenta de la embajadora mexicana, la secretaria de Economía y el jefe de asesores de la Presidencia.

Guadalupe Loaeza, quien se describe a sí misma en su biografía como “una mujer de tremenda energía, de una alegría por la vida que te contagia las ganas de disfrutarla”, es periodista y escritora. Su novela Las niñas bien le ganó fama mundial, en ella critica a las “niñas bien” o “niñas popis” que sólo se concentran en su apariencia.

Es irónico, entonces, que la escritora se haya convertido en lo que tanto criticaba al cuestionar públicamente la vestimenta de varios funcionarios mexicanos.

Sobre Martha Bárcena, quien, por cierto, es la primera embajadora mujer que México tiene en Estados Unidos, Loaeza comenta:

lleva un vestido estampado azul y blanco, con todo respeto, no le favorecía en absoluto. Su pelo, carente de un buen corte, se veía lavado con jabón de tocador. Más que embajadora aparece como la tercera secretaria de la embajada“.

Escribe también que Lázaro Cárdenas Batel, Jefe de Asesores, llevaba un “saco gris de algodón muy arrugado, el cual dejaba ver un abultadísimo vientre. También tacha el atuendo de la Secretaría de Economía, Graciela Márquez, de lamentable pues critica que tenía el ziper abierto“.

Los comentarios basados en el “buen gusto” son inherentemente clasistas, pues el “buen gusto” es una marca de clase. A su vez, los comentarios sobre la apariencia de los funcionarios tienen tintes gordofóbicos pues refieren a “ocultar kilos y limitaciones“. Loaeza critica no sólo los atuendos, sino también a las personas que los usan. ¿Su periodismo siempre ha sido tan superficial? (buscar una fuente que sustente, si no aparece, pongamos un link a La Distinción, de Pierre Bourdieu)

Peor aún, Loaeza cita a Porfirio Muñoz Ledo y dice que a estos mexicanos “los han de haber visto como ciudadanos de un país colonizado“.

A las críticas de Loaeza, Martha Bárcena –quien también ha sido embajadora en Turquía, Dinamarca y cónsul en Barcelona– respondió con una verdadera joya.

El jueves 20 de junio. Toma los comentarios clasistas de Loaeza para reconocer su propia trayectoria y el trabajo de sus compañeras:

Ascendí en la carrera desde tercera secretaria a embajadora. Serví con orgullo disfrutando cada rango. Gracias a todas mis compañeras de #OrgulloSEM por entender cuáles son nuestros valores, dónde radica nuestra fuerza y nuestra presencia: sirviendo a México”.

Aunque Loaeza postula lo que a primera vista parece una disculpa, realmente no hay ningún dejo de arrepentimiento en su tuit. Sostiene que está luchando contra sus “prejuicios de antaño” al tiempo que defiende protocolos “superficiales como la vestimenta”.

En su “disculpa” Loaeza mantiene su argumento original en el que prioriza la vestimenta ante las acciones concretas de los funcionarios. Entre el último tuit y el primero se mantiene el mismo tono juicioso. Su disculpa es tan superficial como su crítica.