Funcionario de Pachuca ‘compró’ Churrumais y refresco con presupuesto municipal

César Alfonso García Roldán, analista en la Secretaría de Contraloría Municipal de Pachuca, pasará a la historia como uno de los funcionarios más tacaños de esa demarcación. Durante un viaje que realizó a Colima, el cual pidió que se le recuperaran los gastos que realizó, cargó al erario de su municipio unos Churrumais y una Coca-Cola.

Este viaje, que al parecer le representó muchos gastos al funcionario público, terminó costándole más de 10 mil pesos a Pachuca y ¡sólo duró un día! El gasto más grande, por supuesto fue por los pasajes de avión que utilizó para trasladarse (8 mil 143 pesos) y lo demás se repartió entre taxis y el estacionamiento que tuvo que pagar en el aeropuerto de la Ciudad de México.

Aunado a estos gastos, se encuentra también el de su botana y su refresco, que está contabilizado por 33 pesos, que solicitó en reembolso al municipio y, por supuesto, se los dieron sin mirarle el codo.

Esta no es la primera vez, ni mucho menos la última, que funcionarios cargan al erario público sus gastos personales. Sin embargo, mientras los justifiquen pueden pedirle a su municipio o gobierno que les pague hasta los chicles. El problema, real, es que esto es independiente a sus salarios, que no es que sean precisamente bajos.

En otro caso similar, Yolanda Tellería, alcaldesa de Pachuca, fue cuestionada porque facturó la compra de unos chocorroles, que fueron después reintegrados para ella con el dinero público del municipio que preside. Ella refirió que eso está dentro de las facultades que ella tiene, para pagar los gastos subsecuentes que emanen de su gestión (que puede comer gratis, vaya) y que no piensa que eso sea un uso indebido del dinero de los gobiernos.

Claro que no pasa nada porque busquen financiar gastos mayores con el dinero que sirve, justamente, para mantener el funcionamiento de las entidades gubernamentales y municipales, sin embargo, hay una línea bastante delgada entre hacer la chamba y abusar con algo tan sencillo como dulces y botanas.

Con información de: La Silla Rota

Publicidad