Adiós Santo Domingo: ahora en Facebook puedes conseguir placas, títulos y hasta balas

En Facebook siempre puedes encontrar algo que te sorprenda. Desde amigos que no pensaste ver otra vez, exes que no querías ves otra vez, memes de gatitos y hasta de “la pata del Mameitor”. Sin embargo, de lo que más sorprende es que esta red social se convirtió un mercado negro a toda luz pública, en donde puedes comprar como si estuvieras en Santo Domingo desde la comodidad de tu hogar.

No, la sorpresa no es que exista un mercado de documentos falsos y trámites apócrifos, tampoco de la venta ilegal de armas y municiones; la sorpresa es que, aunque esto está penado por Facebook, se venden con tranquilidad y normalidad, como si se tratara de dulces o cupcakes de dudosa calidad de la Condesa (aunque sin el monólogo insoportable del vendedor).

En Facebook puedes conseguir placas, títulos y hasta balas
Foto: Reforma

Claro, aquí la red social de Mark Zuckerberg no tiene mucha responsabilidad, pues Marketplace es simplemente eso, un lugar para ofrecer productos, pero no para concretar ventas. En su intención de conectar a la gente, consiguió poner una plataforma dentro de su mismo sitio para que se encuentren productos que van desde ropa o CD’s hasta armas, animales y el título falso de algún mandatario.

Una investigación de Reforma en estos grupos de compra-venta, logró encontrar diferentes vendedores que se dedican a este tipo de comercio. Se ofrecen cédulas y títulos profesionales hasta en 400 pesos (para que valores nuevamente si terminar esa tesis [sí lo vale] vale la pena).

También trámites de empacado de automóviles en 2 mil 500 pesos, asegurando que tarda solo tres días en concretarse. Claro, esto no es lo único: también se venden drogas, armas y municiones; y en una de esas también encontramos la euforia de los grandes felinos por aquí.

En Facebook puedes conseguir placas, títulos y hasta balas
Foto: Reforma

Como Facebook funciona a través de un robot que busca términos para dar de baja la publicaciones que vendan este tipo de productos, los emprendedores han hecho algo súper simple pero que funciona: venden marihuana con el término de búsqueda “Mary Jane” y las balas con “cacahuates”. Sí, igual que las tienditas de las pepas y escuelas de bachillerato que venden cigarros con el nombre de cualquier dulce.

Ésto, en sí, no es ninguna novedad ni sorpresa. Los trámites falsos son una práctica común en la vida mexicana. La plaza de Santo Domingo se ha ganado la fama de ser un expendio exprés de cualquier documentación engorrosa o compleja de tramitar. Ahora, como era natural, esto llegó a la Internet, donde aunque la exposición sea mucho mayor y más clara, hay demasiadas formas de taparle el ojo al macho.

La problemática de todo esto es, claro, la corrupción que es un mal cultural y social que seguirá al mexicano a donde se mueva, sea de forma física o a través de código binario.

Con información de Reforma

Por: Redacción PA.