No es broma, EEUU pide a padres no darle cloro a niños en el espectro autista

Kerri Rivera ha promovido el uso de cloro para "curar" a niños y niñas autistas
Gobierno estadounidense advierte sobre el riesgo de darle cloro a los niños para "curar" el autismo

Las medicinas alternativas están alcanzando nuevos niveles de irregularidad. A tal grado que la FDA (Asociación de Comida y Drogas de Estados Unidos) ha pedido a los padres en repetidas ocaciones que dejen de darle a sus hijos el Milagroso Suplemento Mineral (MMS) para “curarlos del autismo”. El autismo no tiene “cura” conocida y el MSS realmente es cloro.

El MMS está compuesto de clorito de sodio en agua destilada. Éste, al mezclarse con ácido cítrico (pues se recomienda que se sirva con jugo de limón), crea dióxido de cloro, agente blanqueador.

La ingesta de cloro puede provocar náuseas, vómito, diarrea y hasta deshidratación severa. A largo plazo, puede causar insuficiencia renal, estragos en los glóbulos rojos y daños en el sistema digestivo.

En los últimos cinco años, se han registrado 16,521 casos de envenenamiento por ingesta de cloro; 2,500 de estos casos eran niños menores a 12 años. Al momento se han registrado ocho muertes por cloro, una de ellas era una niña autista de 6 años con insuficiencia renal.

Si el cloro es tan dañino, ¿por qué los padres le dan cloro a sus hijos?

En 1996, Jim Humble, feligrés de la Cienciología y explorador de oro, descubrió el “Milagroso Suplemento Mineral” en una de sus expediciones en América Latina. Humble aseguró que con el MMS logró curar la malaria y que podría utilizarse para curar el cáncer, la diabetes, la hepatitis, la esclerosis múltiple, el Alzheimer, el Parkinson, el autismo, el alto colesterol, las alergias, la obesidad, la disfunción eréctil, el dengue, problemas dentales, etc.

El descubrimiento de Humble lo llevó a salirse de la Cienciología y crear su propia religión que venera el MMS. Humble declara que el suplemento no es la cura sino que funciona como un oxidante que limpia el cuerpo y permite que éste se cure solo.

Libro de Jim Humble sobre el MMS. (Imagen: Jim Humble)

Sin embargo, fue Kerri Rivera, una agente inmobiliaria de Chicago, quien impulsó el uso del MMS en la comunidad autista. Cuenta Rivera que se encontró con las enseñanzas de Humble al intentar “curar” a su hijo autista, después de probar con cámaras hiperbáricas (cámaras de oxígeno puro) y antídotos con alto concentrado metálico.

Rivera empezó a promover el uso de MMS en sus páginas de Facebook y con videos en Youtube. Ella afirma haber “curado” a cerca de 500 niños y niñas con autismo. Ella defiende su postura ya que “tiene una licenciatura en homeopatía y trabaja con científicos“. Rivera nunca ha proporcionado el nombre de sus colaboradores. (Vía: NBC)

Ante el efecto adverso del MMS, Rivera sostiene que la diarrea y la fiebre son efectos deseados ya que están limpiando al cuerpo. La venta del MMS no está prohibida porque son materiales de uso diario, como ácido cítrico y cloruro de sodio.

Fue hasta 2018 que Facebook cerró la página de Rivera que tenía 3,600 seguidores; Amazon prohibió la venta de su libro, Youtube comenzó a borrar sus videos y Yahoo borró su correo. Sin embargo, todavía es posible encontrar grupos secretos en Facebook que promueven la venta de cloro para “curar” el autismo.

A pesar de las advertencias del FDA sobre el consumo de MMS en 2010, fue el lunes 12 de agosto de 2019 que volvieron a emitir una advertencia por el continuo uso de la sustancia.