¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Calderón como representante sindical de Policía Federal?

Un elemento de la Policía Federal invitó al expresidente Felipe Calderón a ser el líder sindical
¿Calderón como nuevo líder sindical?

Durante la protesta del día de hoy, un elemento de la Policía Federal exigió que el expresidente Felipe Calderón fuera su líder sindical: 

“Igual, si me lo permiten mis compañeros queremos hacer una invitación al expresidente Calderón para que sea nuestro representante sindical […] como ellos han hablado de que nosotros somos corruptos, queremos que una persona que ha estado siempre del lado de la Policía Federal venga”.

Ante esta declaración, muchos de los protestantes reclamaron, pues sostienen que su movimiento no es político y que no lo pidieron.

Igualmente, negaron las declaraciones del presidente López Obrador sobre la “mano negra” en las protestas. Mostraron sus credenciales y demostraron que son agentes en activo. 

Por su parte, durante una conferencia de prensa, Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, reiteró que “el movimiento no tiene razón de ser, aunque están en derecho de protestarse“.

Además de los 18 meses de integración, se instalará una oficina de transición para ayudar a los elementos de la Policía Federal y responder sus preguntas:

“Por ley, la Policía Federal tendrá hasta 18 meses para concluir su proceso de integración a la Guardia Nacional. Nuestro compromiso es que cada elemento sea ubicado donde mejor pueda servir de acuerdo a su capacidad, trayectoria, formación e intereses personales. Se instalará una oficina de transición”. 

Aseveró también que varios de los líderes visibles de la protesta están ligados a grupos de interés y que, por lo tanto “no es casual que uno de los propios representantes los inconformes solicitara que Felipe Calderón fuera su representante sindical”. (Vía: El Economista)

Reiteró el llamado a los elementos de la Policía Federal a cumplir con su responsabilidad de garantizar la seguridad:

“El llamado es a reconsiderar cualquier convocatoria que altere la prestación del servicio de seguridad en el entendido de que estamos abiertos a recoger sus propuestas y a encontrarles una solución adecuada en el marco de la ley y de las disposiciones administrativas”.

Aunque el expresidente Felipe Calderón hizo una declaración respecto a la manifestación. En ella sostiene que el “exceso de demandas” pueden “restarle legitimidad y credibilidad a su movimiento“.

Horas después publicó un video en redes sociales, en el que rescata los temas de forma y fondo que hay que atender respecto a las protestas policiacas. Pide al señor presidente y al señor secretario que “escuchen a los policías y dejen de escucharse a sí mismos”. 

Recomienda revisar  y renovar a la Policía Federal en lugar de desaparecerla. Pide, también, que dejen de “descalificar con calificativos” a los que no piensan como el presidente pues “divide a los mexicanos”.

Sobre la acusación del Secretario Durazo, Calderón niega rotundamente la insinuación y exige pruebas:

“Niego categóricamente la cobarde insinuación que desde el poder se hace de que yo he organizado o estoy atrás de las protestas de los policías federales. En particular al presidente, pero específicamente, Secretario Durazo, le exijo que si tiene pruebas las presente y actúe en consecuencia y si no las tienen retiren de inmediato esas calumnias”. 

Sostiene, también, que durante su mandato se esmeró en mejorar las condiciones de vida de los policías y cuidó que su trabajo se pudiera hacer en las condiciones más dignas posibles:

“Pero más que lo material, mientras muchos los tildaban de asesinos o genocidas, siempre reconocí, admiré y apoyé su trabajo por el alto grado de lealtad y patriotismo hacia México y porque ellos estaban arriesgando su vida, su integridad física para servir a los mexicanos y proteger a las familias mexicanas”.  

Dijo que en su gobierno se realizó el esfuerzo más serio de profesionalización de la policía civil en México que haya habido en muchísimas décadas.

Reconoció y agradeció a los policías que lo invitaron a ser líder del movimiento; pero rechazó la invitación pues considera que el gobierno, para dañarlo a él, lastimaría también toda la lucha policiaca:

“Sé también que alguno de los policías en la protesta me mencionó como alguien que pudiera representarlos. Yo agradezco mucho a ese policía o a esos integrantes de la Policía Federal que piensan de buena fe que puedo ayudarles pero no es mi papel, no está bien que yo intervenga como representante de ustedes y además, amigos y amigas policías, mi nombre más que ayudarles les perjudicaría”.