6 declaraciones que deberían descalificar a “El Bronco” como candidato para el 2018

Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, gobernador de Nuevo León y primer candidato independiente que logró ganar una gubernatura pedirá licencia para contender, también por la vía independiente, por la presidencia en las elecciones del 2018.

En los dos años que tiene de gobierno, “El Bronco” ya ha logrado pelearse con medios, con la sociedad civil, con organizaciones de derechos humanos e, incluso, con la cámara de diputados de su estado. Sin nada que presumir durante su administración más que una sarta de declaraciones y “programas” de dudosas intenciones, pareciera ser que no tiene más que ofrecer que su carácter de “independiente”.

Si una sociedad es medida de acuerdo a sus políticos, con “El Bronco” estamos condenados para siempre… sin embargo, su misoginia, egocentrismo, clasismo y necedad sí son un reflejo de una forma particular de “ser” mexicano y son justo esos elementos de su personalidad política los más peligrosos para una democracia funcional e inclusiva.

Jaime Rodríguez llegó a la gubernatura “denunciando” las cosas “como eran”, “diciendo verdades” y por el “apoyo de la raza”, de acuerdo al código electoral vigente en el 2015, no podía usar medios tradicionales, así que su campaña giró siempre en redes (y en redes se ha mantenido su “comunicación” social). Si algo falta para hacer el paralelo con Donald Trump sería solamente el falsísimo color naranja de la piel del cheto y su dorado cabello.

Como son muchas, pero muchas sus declaraciones y sus “acciones” reprobables, sorprendentes o meramente estúpidas, mejor te presentamos una lista de lo mejor de lo peor que pudimos encontrarle.

1. Empecemos por el “anuncio” de su candidatura independiente. Cuando entró a la gubernatura, una y otra vez declaró que no se valía que los políticos estuvieran brincando de un puesto a otro… ¡qué fácil se le olvida! Le quedaban cuatro años de gobierno.

Sin un aviso oficial, sino una serie de entrevistas televisivas y radiofónicas en las que anunció su pronta separación del cargo, para Jaime Rodríguez, la colecta de firmas para asegurar su candidatura sería, al mismo tiempo, el referéndum de su licencia… ajá… nosotros tampoco entendemos: “la calles es la que me diga que si sí” [sic], dijo en entrevista con Canal 28 Nuevo León, la televisora estatal neoleonesa.

2. Apenas hace unas semanas, se le sumó otra a la larga lista de errores misóginos y machistas que el gobernador ha cometido desde que llegó a la gubernatura: queriendo “hacer consciencia” sobre el cáncer de mama, quisieron hacer un chiste que les salió mal.

Este fue un error pequeño, comparado con las veces que ha dicho que a las niñas “gordas” nadie las quiere (intentaba “frenar” el embarazo adolescente), y minimizó la desaparición de mujeres, al decir que en su estado no hay denuncias de ello y que de seguro “se van con el novio“.

3. Rodríguez, como era de esperarse, no cree ni en la igualdad de derechos para las minorías. En varias ocasiones se le ha grabado en eventos públicos haciendo comentarios “chuscos” sobre el matrimonio igualitario y la comunidad LGBT+. Desde calificar la lucha por el matrimonio igualitario en todo el país como “zonceras”:

“Creo en el principio de la familia, creo en el matrimonio entre hombre y mujer, no en las otras zonceras, no creo en las otras. Si ustedes creen lo contrario, convenzan a la sociedad, yo no. Yo creo en eso, es normal, ustedes también, regresemos a eso” (Vía: SDP Noticias)

4. En plena crisis tras el sismo del pasado 19 de septiembre, cuando en la Ciudad de México, Puebla y Morelos seguíamos tratando de rescatar a gente y entender el tamaño del desastre, el pronto gobernador con licencia simplemente se le ocurrió decir que lo ocurrido se debe a que “hemos sido demasiado liberales en el tema de la fe”. (Vía: Hufftington Post)

5. Su pleito con los medios ha sido ya famoso: desde la campaña para la gubernatura y su pleito con las televisoras (que le ganó la simpatía de muchos), fue creciendo una rencilla que, ahora, se ha convertido en una “crítica” muy parecida a la que hace Donald Trump de cualquier medio crítico: “fake news”.

Desde hace ya varios meses, Jaime Rodríguez expulsó al periódico El Norte (parte de la familia de medios de Grupo Reforma) de sus conferencias de prensa, acusándolo de mentir y de tener una agenda contra él… ajá, igualito que Trump. Otros medios impresos también han seguido el mismo camino que El Norte.

Para contrarrestarlo, se le ocurrió una idea brillante: utilizar los medios del estado para organizar un programa de concursos… sí, querido lector… de concursos.

6. Finalmente, y eso lo dejamos de pilón, es la falsa cercanía “con el pueblo” (la raza) que presume tener. En redes sociales se le ha construido un personaje que, incluso, comunica información sensible como se esperaría de una caricatura de regiomontano. Su equipo de Community Managers y gente de Relaciones Públicas ha de tener un trabajo difícil tratando de duplicar un estilo al mismo tiempo grosero y de político que reconoce cuál es su público.

En cierta medida, es el mismo fenómeno de Trump, sólo que él, al contrario del presidente de los Estados Unidos, no hace uso directo de sus redes sociales, sólo “mete la pata” cuando habla frente a un micrófono.

No estamos muy seguros cómo se desarrollarán las siguientes elecciones, qué candidatos independientes sobrevivirán todos los filtros burocráticos y cómo llegaremos a julio… pero de que tenemos que cuidarnos de un bronco desbocado, tenemos que cuidarnos.