Balacera aterra a asistentes y jugadores en pleno partido de americano en Sonora [VIDEOS]

Una balacera se desató cerca del campo de futbol americano del Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON), en Cajeme, en el que se estaba desarrollando un partido el domingo pasado. La cercanía de los disparos fueron suficiente para que se detuviera el partido y jugadores, asistentes y personal del ITSON buscara refugio detrás de las pocas bardas.

Apenas a unos metros del pequeño estadio de fútbol, se enfrentó un presunto grupo delincuencial con la policía; de la balacera, resultaron cuatro civiles heridos y un presunto delincuente muerto, según un informe de la Fiscalía del estado.

En redes sociales se compartieron varios videos del evento deportivo interrumpido por el enfrentamiento. No es raro que haya más de una mamá, papá, tía, novio o primo que graba cada paso de su hijo, por lo que no fue raro, tampoco, que más de un video retratara el miedo de todos los asistentes al partido cuando se comenzaron a escuchar sirenas, disparos de rifles automáticos y gritos.

Mientras los asistentes buscaban resguardarse en las pocas bardas que ofrecían protección ante las balas, en el lugar del enfrentamiento, varias corporaciones policiacas se apersonaron para lo que, en un primer momento, parecía tan sólo una riña.

Sin embargo, fueron recibidos con disparos de armas de fuego, lo que desató el enfrentamiento. (Vía: El Universal)

El rector del ITSON lamentó los hechos de violencia, algo a lo que, lamentablemente, ya se han acostumbrado desde hace tiempo los habitantes del estado:

“Cualquier acto vandálico que ocurra en las inmediaciones de la universidad, la gente ya tiene instrucciones de protegerse. Tristemente nos estamos acostumbrando al sonido de las balas y eso no debe ser” (Vía: Proceso)

Quizá para “curarse en salud”, quizá como parte de una estrategia ya trazada desde hace tiempo, el lunes llegaron a Cajeme cientos de elementos de la Gendarmería, sí, ese cuerpo policiaco/militar que no tiene suficientes elementos, no realiza investigaciones, no disminuye tazas de violencia pero nos cuesta mucho (pero mucho) (Vía: El Imparcial)