Aparece un cocodrilo colgado en Puerto Vallarta; tenía una amenaza para ¿los demás cocodrilos?

Vecinos de la colonia Villas Universidad, en Puerto Vallarta, Jalisco, encontraron el cuerpo de un cocodrilo amarrado a un árbol por la cola. En el hocico, tenía clavado un mensaje en el que advertía a las autoridades que seguiría “la matanza” de animales:

Queremos seguridad. Seguiremos matando estos asquerosos animales si no ponen control Ecología y el Gobierno de Puerto Vallarta” (Vía: Vallarta Independiente)

En los últimos dos años, han aumentado los avistamientos y muertes de cocodrilos de río y de pantano en la zona urbana de Puerto Vallarta. El crecimiento de la ciudad ha invadido el hábitat natural de los depredadores y, aunque se han registrado muy pocos ataques, al menos se tiene registro de seis muertes de cocodrilos de forma “incidental o intencional”, de acuerdo a diarios locales.

En un comunicado, la Procuraduría Federal de Protección al ambiente (Profepa) informó que ya están investigando el caso y que se coordina con la Marina y el gobierno local para garantizar la seguridad de la ciudadanía pero, también, de los cocodrilos de río y pantano, dos especies amenazadas:

De manera paralela, la PROFEPA coordina trabajos con la Secretaría de Marina (SEMAR), la Universidad de Guadalajara y el Ayuntamiento de Puerto Vallarta para proteger a la ciudadanía y a los Cocodrilos de Río (Crocodylus acutus) de pantano (Crocodylus moreletii) que llegan a deambular por la zona urbana de este importante destino turístico“. (Vía: Profepa)

La amenaza dejada en el cuerpo del cocodrilo recuerda, obligatoriamente, a los narcomensajes dejados en los cuerpos que los cárteles “escenifican” en prácticamente todo el país. El pequeño texto parece una amenaza contra los cocodrilos y un mensaje directo contra las autoridades que, a juicio de los que mataron al animal, “no hacen su trabajo”; incluso las palabras escogidas parecen más un “ajuste de cuentas” que un aviso ecocida.

Esperamos, de verdad, que los cocodrilos no sepan leer y que la autoridad proteja a esta especie amenazada… o que sí sepan leer y les valga cuatro carajos la amenaza.

Por: Redacción PA.