Adultos mayores sólo tienen oportunidades de empleos precarios y mal pagados

Los adultos mayores, ese sector de la población que comprende a todos los mayores de 60 años, son de los que más desprotegidos se encuentran en la vida diaria. En México, la oferta de empleo para los estas personas oscila entre empleos mal pagados y que no cumplen las expectativas para la vida digna en la tercera edad.

Esta misma oferta se limita a empleos como ser guardias de seguridad, asesores de venta, limpieza o trabajo en call-centers. Los salarios que se ofrecen tienen un promedio de 5 mil pesos mensuales, aunque en realidad es un número que no corresponde a la realidad de estos empleos, pues está contrastado con ofertas que presentan salarios de hasta 20 mil pesos en el Sistema Nacional de Empleo (SNE) a través de su portal Abriendo Espacios.

Por otro lado, la tercera edad se contempla a partir de los 60 años, y estas vacantes tienen como límite esa edad, no como un punto de partida. Existe solo una oferta que está pensada para personas de hasta 80 años, pero por supuesto las de este tipo siempre serás las menos.

El derecho a una vejez digna se busca cumplimentar en México a través de programas y acciones que incentivan la inclusión de los ancianos en la vida diaria. Sin embargo, no existen las condiciones necesarias para que esto se lleve a cabo en la práctica como en la idea de los programas sociales.

Existen pocas posibilidades de seguir laborando una vez cruzando el umbral de los 60 años; en caso de hacerlo, esto no asegura que los salarios puedan cubrir las necesidades de una persona de esta edad, que requiere de atenciones y cuidados propios de su edad y el deterioro del cuerpo humano.

Así mismo, el sistema de pensiones resulta caduco porque está colapsando las finanzas de varios organismos públicos, al haber cada vez más pensionados que no encuentran otra forma de subsistir además de ésto. En el otro lado, los fondos para retiro no son una costumbre ni una realidad asentada en México, por lo que hay de dos: ser de los afortunados pensionados o buscar un trabajo que, al menos, consiga un poco para lo básico. (Vía: Forbes)

Con información de Reforma