La identificación de restos humanos en Tlahuelilpan tardará meses

La explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo, del 18 de enero ha cobrado la vida de 89 personas, según informó el secretario de Salud, Jorge Alcócer en conferencia de prensa.

A las 18:00 horas del viernes se reportó una explosión de un oleoducto de Pemex, producto de una fuga de la cual cientos de personas estaban recolectando combustible.

La causa de la explosión está siendo investigada por la Fiscalía General de la República. Algunas hipótesis comentadas por las autoridades señalan que el estallido pudo haber sido producto de la fricción de ropa de telas sintéticas de las personas que estaban ahí reunidas.

Hasta el momento, 51 personas se encuentran hospitalizadas; 23 de ellas en hospitales de Hidalgo, el resto en hospitales de la Ciudad de México y el Estado de México y un adolescente de 15 años fue trasladado a Galveston, Texas.

Hasta el domingo 20 de enero se habían encontrado 68 restos humanos en el campo de alfalfa donde ocurrieron los hechos. Los restos de nueve personas han sido identificadas y siete de ellos fueron entregados a sus familiares, según informó el gobierno federal.

En conferencia de prensa, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, dijo que 54 familias han colaborado con muestras genéticas para el reconocimiento de los restos y que se han abierto 65 carpetas de investigación por las personas que se encuentran desaparecidas.

Sin embargo, en algunos casos, el reconocimiento de los restos humanos podrían tardar meses, informó el gobernador Fayad.  Además, podría haber cooperación en el caso, ya que algunos restos podrían ser trasladados a Estados Unidos o Austria, según lo defina el fiscal general de la república, Alejandro Gertz Manero.

Mientras tanto, el fiscal general aseguró que la institución de la que es titular ya se encuentra analizando los videos que documentaron la fuga para conocer cuál fue la causa que detonó la explosión.

Sobre las repercusiones judiciales que tendrán los implicados en los hechos, Gertz Manero declaró que no perseguirán a las víctimas de la explosión, sino que están buscando a quienes perforaron el ducto.

El fiscal ha pedido cooperación de la ciudadanía para denunciar el robo de combustible y ayudar a prevenir otra tragedia como la de Tlahuelilpan vuelva a ocurrir.

Con información de Animal Político