Luego de que le quitaran el fuero, este es el recuento de la historia de Eva Cadena

Eva Cadena desafuero por congreso de Veracruz

¿Recuerdan el 2005? Pues esta historia que vamos a contar es muy similar, ya que también comenzó con un videoescándalo que involucra a Andrés Manuel López Obrador. En esos tiempos fueron grabados sus colaboradores, René Bejarano y Carlos Imaz, recibiendo dinero en efectivo para el entonces jefe de gobierno, y ahora, más de 10 años después se videograbó a Eva Cadena, que en ese entonces era candidata a la alcaldía de Las Choapas Veracruz y diputada con licencia.

En esta nueva comedia política -¿o será tragedia?-  se puede apreciar a la candidata de Morena recibiendo 500 mil pesos en efectivo por una persona desconocida quien hace hincapié que están destinados a las operaciones políticas de López Obrador. Si pensamos en lo que cuestan las operaciones políticas en México, podríamos decir que estas personas le estaban pagando una caja de chicles a López Obrador, es decir, 500 mil pesos no alcanza ni para un fin de semana de campaña; tampoco para comprar votos que puedan hacer la diferencia, pensemos en que el valor promedio de un voto es de 5000 mil pesos, con esa módica cantidad podrían comprar 100, lo cual no es significativo.

Al salir los videos, López Obrador reaccionó inmediatamente, como hace 12 años, apeló de nuevo al complot de la mafia del poder, a una conspiración que provino del mismísimo Salinas, quien a través de Miguel Ángel Yunes hizo llegar las grabaciones de Eva Cadena hasta Peña Nieto que a su vez las entregó a Osorio Chong para filtrarlas al diario El Universal. La versión aunque fantástica puede contener algo de verdad, ya que viendo el video uno puede dar cuenta de un sentido y una intencionalidad muy particular, sin embargo también piensa: –¡Qué fácil mordió el anzuelo la señora Cadena!– sí, lo mismo que pensamos con el señor Bejarano e Imaz. (Vía: Aristegui Noticias)

Para decirlo más claro, el que haya existido un complot no exime a estos personajes de ser corruptibles, ni tampoco de haber caído en la tentación de la corrupción, el escudo de honestidad que dice tener AMLO y que se extiende como manto a todos sus adeptos no funcionó porque no es más que demagogia. La “mafia del poder” probó que no es suficiente con poner el ejemplo, que aunque su “plumaje sea de los que no se manchan” el de sus colaboradores sí puede ser ensuciado y, además lo comprobaron con un truco muy simple, es decir, con un mero montaje.

Morena también se deslindó inmediatamente de Eva Cadena, ya que horas después del primer videoescándalo el partido expulsó de sus filas a la diputada. Cadena por su parte siguió la línea y recurrió al famosísimo y viejo clásico de la política mexicana: “me pusieron un cuatro”, sin embargo no fue “un cuatro”, sino tres “cuatros”, ya que el Universal publicó dos videos más de la ex candidata convertida en diputada independiente. (Vía: Aristegui Noticias)

Pero, ante la aparición de los demás videos, Cadena nos regaló una de las respuestas típicas de los políticos que creen que la opinión pública es estúpida: “en los otros videos no recibo dinero, sino que estoy regresando el dinero que me dieron en el primer video”. Es decir, de pronto Eva Cadena recordó el mandamiento lopezobradorista de “no robarás”, y sospechó que el dinero que le entregaron era ilegal, así que en un acto de redención encontró a esa persona que no sabía bien quien era y le regresó el dinero.

Pero Cadena no iba a dejar que eso se quedara así, como todo era una trampa decidió ir a la Fiscalía de Veracruz a denunciar a las personas que le pusieron los tres “cuatros”. Así que tomó su Mercedes y a toda velocidad se dirigió a levantar la denuncia; lo que no contempló la inocente Eva es que el lugar la esperaban reporteros de todos los medios de comunicación, los cuales además de preguntarle sobre su auto de lujo la siguieron cuestionando sobre el escándalo. (Vía: El Financiero)

Después de eso Eva Cadena desapareció por un tiempo, el escándalo fue bajando de intensidad y la opinión pública estaba concentrada en los procesos electorales, sobre todo en el del Estado de México en donde todo apuntaba que  Morena, a través de Delfina Gómez, le iba a arrebatar la gubernatura de esa entidad por primera vez al PRI. Sin embargo eso no fue así, Eva Cadena estaba muy preocupada por el deterioro de su imagen y salió de nuevo ante la opinión pública, a revelar su verdad sobre lo sucedido.

Cadena no dijo nada que no supiéramos, que Morena opera como los demás partidos políticos, los cuales recaudan dinero que no reportan a las autoridades electorales. Lo único nuevo fue que reveló los nombres de los operadores de recaudación del partido, de aquellos encargados de ensuciarse el plumaje para mantener limpio el de López Obrador, ellos son supuestamente la coordinadora de los diputados federales de Morena, Rocío Nahle y el coordinador de los diputados en el congreso de Veracruz, Amado Cruz Malpica. (Vía: Proceso)

El problema es que Eva no logró otra cosa que un show mediático, ya que no presentó una sola prueba que probara que en efecto había una red de recaudación operada desde las coordinaciones de bancada de Morena o que los que le entregaron el dinero eran familiares de Cruz Malpica. De tal forma, Eva Cadena quedó a la espera de su juicio político de desafuero en Veracruz que determinaría si la Fiscalía del estado iniciaría una investigación en su contra.

Y así fue, El congreso de Veracruz determinó quitarle el fuero a la recaudadora para permitir que se le investigue por delitos electorales, específicamente por recibir dinero destinado a campañas electorales por parte de personas no identificadas ¿Qué resultará de esta investigación? ¿La historia acabará con Eva Cadena en la cárcel como un hecho aislado? Una investigación de este tipo en la antesala de 2018 hará temblar a muchos actores de nuestro sistema político, sobre todo porque en México es literalmente un uso y costumbre hacer uso político de las investigaciones judiciales. (Vía: Excélsior)

 

 

 

Publicidad