¿Cuántos amparos más ganará el prófugo de EE.UU. (y exgober de Tamaulipas) Eugenio Hernández?

La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC) de Tamaulipas citó a declarar al exgobernador Eugenio Hernández en calidad de probable responsable para un interrogatorio que estaba agendado para el pasado lunes 21 de agosto.

Sin embargo, Hernández (quien, para el Departamento de Justicia de los Estados Unidos es un prófugo) presentó una suspensión provisional contra cualquier orden de aprehensión, búsqueda, localización o citatorio que sea expedido por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Tamaulipas o de dos Juzgados Penales de Ciudad Victoria. (Vía: Reforma)

Tómame una foto así, como que estoy librándome de la justicia

La investigación contra Hernández Flores comenzó en 2009, durante la administración de Maricela Morales al frente de la Procuraduría General de la República (PGR), en ella, se integró una carpeta con tres exgobernadores tamaulipecos: Manuel Cavazos Lerma (hoy, senador por el PRI), Tomás Yarrington (actualmente procesado en Italia) y Eugenio Hernández, los cargo contra el primero y el último se levantaron por falta de evidencias en 2013, pero siguió la investigación contra Yarrington. (Vía: La Jornada)

Mientras, en los Estados Unidos, el Departamento del Tesoro y el de Justicia siguieron la investigación que abandonó la PGR: propiedades y compras que sospecharon fueron hechas con dinero conectado con los cárteles del Golfo y los Zetas fueron requistadas y, finalmente, un juez de San Antonio giró una orden de aprehensión contra el ex gobernador en 2015; en abril, tras las detenciones de los priístas JAvier Duarte, Roberto Borge y Tomás Yarrington, el gobierno estadounidense liberó otra orden de aprehensión en su contra. (Vía: Sin Embargo)

Hasta el momento, el gobierno de Estados Unidos no ha solicitado al mexicano una orden de aprehensión con fines de extradición. (Vía: Animal Político)

Esta es las segunda vez que Hernández Flores se ampara ante acciones judiciales. En esta ocasión, la juez sólo le exigió que, para que su amparo se extienda, el demandante tenía que pagar una “garantía” de $6, 500… sí… eso