Este cártel se queda el 16% de tu salario

No, no es un cártel del crimen organizado; se trata de un cártel en el sentido original del término por el cual, por ejemplo, compras fruta en un sobreprecio abismal: 238%. Es el cártel del sector alimentario.

En su definición formal, un cártel, conocido también como trust, es una organización oligopólica, en donde un número limitado de empresas del mismo sector acaparan el mercado y operan de manera más o menos coordinada para no permitir el aumento de la competencia, esto les permite acaparar dicho sector y establecer sobreprecios en sus productos o servicios.

El ejemplo más común de un cártel de este tipo es la OPEP, diversos productores que fijan el precio de su petróleo según sus intereses. Esta modalidad es inversa al dumping, el cual opera cuando hay muchos competidores y uno de ellos baja intencionalmente sus precios respecto del mercado para ser más competitivo.

Consumo
Imagen: Especial

Una investigación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) conducida por Andrés Aradillas, quien es investigador en la Universidad de Pensilvania, estableció que en el sector alimentario y farmacéutico de nuestro país operan este tipo de cárteles, los cuales ofertan sus productos con un sobreprecio del 98.2%.

Es decir: al no haber suficientes competidores en estos sectores, las empresas acaparadoras distorsionan el mercado elevando los precios al consumidor. Sus precios no tienen justificación comercial, lo hacen porque pueden.

La investigación de la Cofece calculó que los hogares mexicanos pierden 15.7% de sus ingresos por estas prácticas oligopólicas de empresas de alimentos y medicamentos de uso básico y cotidiano. Estamos hablando que los consumidores pierden 16 de cada 100 pesos en productos como tortillas, huevo, carne de res, lácteos y medicamentos.

sobreprecios
Imagen: Especial

Estas prácticas económicas desleales afectan a todos los consumidores, sin embargo los efectos son mayores mientras el nivel de ingreso bajo. Para las familias en situaciones fuertes de pobreza, el costo de los sobreprecios le pegan al 31% de sus ingresos, el doble de los que perciben el ingreso promedio y cuatro veces de lo que pierden los hogares con mayores ingresos.

La investigación generó estos datos a partir del análisis de 12 sectores: pollo y huevo, tortilla de maíz, pan, lácteos, carne de res, carnes procesadas, medicamentos, bebidas no alcohólicas, materiales de construcción, frutas, verduras y transporte foráneo de pasajeros, el sobreprecio promedio de todos estos productos fue del 98%.

Sin embargo, fueron las frutas las que resultaron tener un mayor sobreprecio con un 238%, seguido por el pan con 200%, los materiales de producción con un 113% y los lácteos con un sobreprecio del 95%. Es decir, cuando cenas un pan con leche, estás pagando un sobreprecio de 295%.

Por el contrario, los sectores con menor sobreprecio fueron: bebidas no alcohólicas con 5%, medicamentos 4% y carnes procesadas con un 2%.

Cofece cárteles
Imagen: Especial

Se estableció que en conjunto, estos sectores representan en promedio dos tercios de los ingresos de los hogares mexicanos, sin embargo, para los sectores más vulnerables puede representar hasta el 75%.

Al final, la Cofece aclara que la información que presenta no forma parte de ninguna investigación por conductas anticompetitivas relacionadas a la Ley Federal de Competencia Económica, es decir, no tiene efectos legales. No obstante, muestra un grave problema en el sistema de competencia de nuestro país, que es todo menos competitivo, oligopólico es el término más adecuado.

En ese sentido surge la pregunta: ¿Qué se va a hacer para fomentar la competencia económica en nuestro país? Ya que esta deficiencia literalmente la pagamos todos, sin embargo, todo parece indicar que iremos en el sentido contrario y habrá mayor participación en la economía del actor monopólico por excelencia: el Estado.

Por: Redacción PA.