Muerte por sobredosis: la epidemia de drogas en EEUU

El sector salud en Estados Unidos enfrenta una crisis sin precedente por opiáceos.

El sistema de salud estadounidense enfrenta una crisis que no se había visto antes: el aumento de las muertes a causa de fuertes sobredosis, no sólo de drogas ilegales sino también de analgésicos con opiáceos. (Vía: Vox)

Tan sólo en 2014 se registraron 47 mil decesos por consumo de drogas, de las cuales 19 mil estuvieron relacionadas con el consumo de analgésicos que contienen opioides, también benzodiazepina, sustancia utilizada para tratar la ansiedad. Esta cifra supera a las muertes por accidentes automovilísticos, a las víctimas de tiroteos e incluso a los fallecidos por haber contraído el virus del SIDA/VIH. (Vía: The Huffington Post)

Se cree que la razón por la que la población estadounidense enfrenta este problema es el poco control de las autoridades sanitarias sobre el tratamiento del dolor. Un estudio realizado en 2011 revela que 1 de cada 3 ciudadanos estadounidenses padece algún dolor crónico. Esto llevó a las grandes farmacéuticas a sobreproducir analgésicos y a convencer a muchos médicos de prescribirlos para tratamientos a largo plazo. (Vía: Vox)

Para combatir el alza de analgésicos que contienen opioides, las autoridades de Estados Unidos amenazaron con encarcelar a cualquier médico que los recete injustificadamente, quienes lo hagan pueden perder su licencia médica e incluso ir a la cárcel. 

El lado negativo de estas medidas es que, quienes antes conseguían analgésicos por medio de una prescripción médica y ya habían desarrollado una adicción, tuvieron que conseguir opiáceos ilegales como la heroína y el fentanilo. Lo que en realidad resuelve el problema de la prevención pero no de la rehabilitación. Según estadísticas de JAMA Psychiatry, un adicto a los analgésicos tiene 40 veces más probabilidades de desarrollar una adicción a la heroína. (Vía: The Huffington Post)

De acuerdo con la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés),  el número de decesos relacionados con el consumo de heroína escaló de 3 mil 36 en 2010 a 10 mil 577 en 2014. (Vía: The Huffington Post) Diversos gobiernos locales se han dado a la tarea de incentivar programas de persecución y aprensión de narcotraficantes pero, ¿cuándo se pondrán en marcha programas de rehabilitación públicos para la gente que padece adicciones?