España: segundo lugar mundial en producción de opio

Las defunciones por ingesta de amapola de las que se tiene registro por lo general suceden en países donde su cultivo es ilegal.

España es uno de los principales productores a nivel mundial de adormidera, que es como se le llama a la planta de opio. La producción y mercantilización legal del opiáceo en este país tiene como fin la producción de analgésicos. 

En España la explotación de la adormidera es controlada por una sola empresa, Alcaliber, que cuenta con autorización del gobierno para su comercialización, desde la siembra, la cosecha y la exportación del mismo. 

Supuestamente está tan controlada la producción de adormidera que la localización exacta de los campos donde se cultiva es secreta y éstos son vigilados por la Guardia Civil española.

Hoy en día se ha puesto en duda el supuesto control que tiene el gobierno español sobre estos campos porque acaba de llamarse la atención sobre una muerte que sucedió en 2009. Un italiano de 32 años, identificado como Pasquale, murió intoxicado por ingesta de opio.

Según información difundida por el diario El País, esta es la primera muerte registrada por intoxicación con amapola en un campo de opio legal dentro de un país “desarrollado”.

“Hoy día el proceso está mecanizado. Se cosecha la planta ya seca y luego se procesa para obtener los alcaloides con los que se fabrican medicamentos como la morfina y la codeína. El método empleado en el caso que estudiamos es el tradicional, el que se usa todavía en algunas partes del mundo: hacer incisiones para que brote el látex, que cuando se seca se oscurece y es lo que se llama opio”, explica María Antonia Martínez, forense toxicóloga del Instituto Toxicológico de Madrid. (Vía El País).

Las defunciones por ingesta de amapola de las que se tiene registro por lo general suceden en países donde su cultivo es ilegal. De hecho en Pakistán es una de las principales causas de hospitalizaciones de menores. A pesar de que se de la impresión al público en general de que se tiene controlado cualquier uso inadecuado de dichos cultivos, se tienen documentados casos en el sur de España en que la gente ubica y roba los campos de amapola.