En entrevista con El Universal, EPN define el ‘perfil’ del candidato ideal del PRI para 2018, ¿dedazo o lista de deseos?

Por fin pasó: Enrique Peña Nieto, presidente de México y, siguiendo la tradición de su partido, “el líder moral” del Revolucionario Institucional (PRI), en entrevista con El Universal dio su “perfil” del candidato ideal del PRI para el 2018… y no pudo ser más vago.

Estamos en esa etapa de la jornada electoral en la que todo lo que digan los funcionarios públicos es interpretado a partir de su relación con las elecciones. En otros tiempos, cuando el PRI regía sobre todos… (peor, pues), estos eran los momentos en los que  el “tapado” se destapaba: fuera en un evento público, en una fiesta en Los Pinos o en una entrevista a uno de los medios “favoritos” del presidente, pero la mención o el guiño a un miembro del gabinete o de su partido eran suficientes para que todos entendieran que esa persona sería el siguiente presidente de México.

Esta vez… bueno… es Peña… hay que tenerle paciencia.

La entrevista que Peña Nieto le concedió al Universal gira, principalmente, alrededor de su persona más que sus logros de gobierno o una revisión de lo hecho en estos cinco años. Con el informe en puerta y con cada vez menos semanas de él como presidente, parecería que éste es un muy buen momento para hacer una autocrítica… pero pues Peña.

A pregunta expresa del periodista sobre qué perfil debería tener el candidato ideal del PRI para el 2018, Peña respondió con esa ligereza de palabra y dominio de la lengua que sólo él y un diccionario en la lavadora tienen:

Por lo menos dos atributos importantes de quien resulte abanderado del partido: uno, que sea alguien que tenga una visión clara del México que quiere construir y al que quiera aportar, que haya claridad en la visión de hacia dónde va el país y cómo debe caminar y avanzar para llegar a mejores condiciones. Y dos, un perfil evidentemente de una conducta y una trayectoria honesta, limpia, de reconocimiento y de prestigio, porque creo que eso hará que el PRI tenga un candidato altamente competitivo” (Vía: El Universal)

Ajá: ya estuvo que el PRI se quedó sin candidatos.

Hasta el momento, Peña se ha mantenido al margen de la carrera presidencial: los nombramientos y cambios en su gabinete parecían apuntar a señalamientos que se han quedado en estancos o en ridículos (cof, cof, Aurelio, cof, cof).

Este pudo haber sido el momento en el que su dedo apuntara, pero, al parecer, decidió que mejor no. Falta esperar quién será el dedo mayor: ¿Enrique Ochoa Reza?, ¿Claudia Ruiz Massieu?

Con información de El Universal