Enfermeras a huelga de hambre por desabasto de medicamentos

En Tuxtla Gutiérrez un grupo de enfermeras fueron despedidas por denunciar desabasto

¿Ustedes pondrían a un albañil a construir una casa sin proporcionarle tabiques? ¿Ustedes mandarían al colegio a un estudiante sin cuadernos? Si el albañil les pidiera los tabiques para construir, ¿ustedes los despedirían? ¿Ustedes regañarían a un niño por pedirles cuadernos? Pues para el gobierno de Chiapas todos estos absurdos escenarios son posibles: allá en Chiapas despidieron a cinco enfermeras por denunciar el desabasto estatal de insumos y medicamentos. (Vía: Milenio)

Las enfermeras alegan desabasto de medicamentos, gobierno dice que demandas son irrelevantes.

Para exigir su reincorporación a sus labores y seguir denunciando la falta de instrumentos y medicamentos para continuar con su labor (ya saben: salvar vidas) las cinco enfermeras despedidas por autoridades estatales se fueron huelga de hambre. Desde el lunes están ya no en paro de actividades sino en una huelga que ha recibido atención de medios y de la sociedad pero no del gobierno estatal. (Vía: Proceso)

Aunque las peticiones de las enfermeras son más que razonables, el gobierno estatal calificó de “irrelevantes” sus demandas y acusaciones. Como lo oyen. Los puntos que exigen las enfermeras son cuatro: restitución a los empleados cesados, el pago de recursos desviados y, lo más importante:

Abasto suficiente y oportuno de medicamentos, material y equipo a hospitales.

Abasto suficiente y oportuno para programas prioritarios en el primer nivel y vacunas. 

Éstas, queridos lectores, son las demandas que el gobierno del priista Manuel Velasco juzgan como “irrelevantes”.

 

Por lo pronto, el grupo de enfermeras en paro sigue frente a las instalaciones hospital general regional Pascacio Gamboa en Tuxtla Gutiérrez. También ha anunciado que cada 48 horas se unirá a ellas una enfermera más hasta que las autoridades respondan. Paralelamente no dudaron en calificar como “arrogantes” las aseveraciones del gobierno.

María de Jesús Espinosa de los Santos, vocera del grupo, ha comentado que en la últimas horas ya empezaron resentir la ausencia de alimentos. Mientras tanto, Francisco Ortega Farrera dice que no cederá ante chantajes, pero tal parecer ser que el funcionario y médico ignora que minimizar un problema o una enfermedad, lejos de arreglarlo, lo empeora. (Vía: Proceso)

 

Vale la pena recordar que el abasto de medicamentos en el sector salud depende de cómo se administran los gobiernos estatales. Este mecanismo donde la Secretaria de Salud no puede meter la mano si un gobierno estatal administra mal o desaparece los recursos, es el que permitió que presuntamente el gobierno de Duarte usara el dinero destinado a quimioterapias para cometer peculado.

 

 

ANUNCIO