Empresas fantasma: el instrumento favorito de la corrupción

sat

Según información del Sistema de Administración Tributaria (SAT), cada mes se detectan aproximadamente 400 empresas fantasma, las cuales se utilizan principalmente para blanquear capitales. Señalaron que el año pasado se rastrearon más de 2 mil empresas fantasma asociadas a unos 88 mil 390 contribuyentes, quienes emitieron facturas falsas para evadir impuestos. (Vía: La Jornada)

Según el SAT, dichas empresas impactan directamente la recaudación del impuesto sobre la renta y al mismo tiempo generan para los operadores de dichas empresas, recursos que luego son invertidos en el sistema financiero, permitiéndoles obtener grandes utilidades a muy cortos plazos. Dichas empresas están coludidas con despachos de contadores, notarios y corredores de bolsa, los cuales operan libremente sobre los activos de la empresa sin la necesidad de la presencia de los dueños, accionistas, así como algún representante legal.

Asimismo, estás empresas son dadas de alta y constituidas a partir de la presentación de documentos falsos en donde se utiliza el robo de identidad; sobre todo a partir del abuso de personas vulnerables en situación de calle, enfermas en fase terminal o de bajos recursos. Es decir, los inversionistas buscan comprar las voluntades de estas personas para que provean su nombre o su domicilio para que funjan como los prestanombres en la constitución de estas empresas de papel.

Estas empresas dadas de alta, pero que operan de manera ilícita, funcionan como empresas encargadas de encubrir actividades ilegales de Sociedades Anónimas, es decir, esas empresas ocultan actividades de dueños, directores y accionistas por medio de representaciones nominales que les permite realizar operaciones financieras a discreción. Asimismo, son utilizadas para realizar fraudes, en donde operan por un lapso muy corto de tiempo, para posteriormente desaparecer. (Vía: La Jornada)

Por otra parte es bien sabido que las empresas fantasma son un instrumento muy utilizado por el crimen organizado para lavar dinero y realizar movimientos financieros de grandes sumas de dinero tanto en mercados nacionales como internacionales. Ahí, por medio de prestanombres y de empresas de papel medianamente productivas logran lavar elevadas cantidades de dinero provenientes de actividades ilícitas como el narcotráfico.

Además, se ha comprobado que dichas empresas son un instrumento que han utilizado gobernadores corruptos como Javier Duarte o Guillermo Padrés para desviar recursos públicos y transferirlos a cuentas personales en el extranjero. Muchas de esas supuestas empresas son contratadas por el gobierno para operar proyectos públicos relacionados a infraestructura o políticas sociales, evidentemente esos recursos van a dar a las bolsas de las redes de corrupción de los funcionarios y sus camarillas de pillos.

En ese sentido es necesario que los sectores públicos y privados actúen de manera conjunta para combatir este problema que impacta directamente tanto a las finanzas públicas, como a la seguridad pública debido a que le permite a grupos criminales operar dentro del sistema financiero para lavar dinero. De tal manera, los bancos deben de colaborar con las autoridades para abrir su información y facilitar la eliminación de este tipo de negocios.