Empresa ligada a Lozoya acusada de robar y vender combustible de Pemex

Esto podría confirmar que no solo le robaron dinero a Pemex, sino también su producto

En enero del 2019, elementos de la Marina aseguraron buques cargados con combustible robado, o huachicol, en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, como parte de una campaña federal para detener el robo de hidrocarburos. De esto se desprendió la investigación contra una empresa que, ahora, parece estar ligada a la presunta red de lavado de dinero de Odebrecht y Emilio Lozoya.

Así lo revela Animal Político en una investigación.

Durante el operativo detuvieron a la tripulación y la Fiscalía General de la República (FGR) abrió una carpeta del caso. Esta acción ocurrió casi al mismo tiempo que el gobernador de Tabasco denunció el robo de “miles de barriles” de crudo e implicó en esto a funcionarios de Pemex y de la Administración Portuaria Integral (API).

Tras el aseguramiento de los buques con huachicol en 2019, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) abrió una investigación contra el empresario gasolinero Renán Ariel Herrera Valls, cofundador de Grupo Combustibles S.A. de C.V.

Con esto, se detectaron triangulaciones “millonarias” entre las cuentas de Herrera, Tegal S.A. de C.V, representada por Herrera, y Etileno XXI, que tiene participación de Odebrecht a través de su subsidiaria Braskem.

Estas triangulaciones son de 37.1 millones de pesos, informó Animal Político, y ocurrieron en 2015 y 2016, cuando Lozoya era director de Pemex. En 2015 y 2016, Tagal depositó 18 millones a Etileno XXI. Luego Etileno XXI le depositó 15 millones a Herrera en 2015. En un tercer movimiento, Tagal le depositó 3 millones a la cuenta de la esposa de Herrera, Norma Alicia Cruz Flores, en 2014 y 2016.

Herrera y Cruz son los fundadores de Grupo Combustibles S.A. de C.V., la misma empresa a la que le aseguraron los buques con huachicol en 2019 y señalada directamente por la Marina de tráfico de combustible robado en el Golfo de México. Cruz también es accionista de Tagal, empresa que a su vez ha sido proveedora de diesel para el gobierno federal durante años, principalmente a través de contratos de adjudicación directa.

Por su parte, Etileno XXI funcionaría como un centro nodal donde se recibieron miles de millones de dólares que luego fueron enviados a empresas fachadas en paraísos fiscales, de acuerdo con la UIF.

Este escenario se suma a los casos que tienen hoy a Emilio Lozoya bajo investigación por lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. De acuerdo con Animal Político, este nuevo asunto podría confirmar que Pemex habría sido víctima no solo de saqueos a sus arcas financieras, sino también de robo de sus materias primas.