¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

EMP amenaza a periodista que intentó fotografiar a Angélica Rivera en París

Francisco Cobos, fotógrafo y corresponsal de Univisión, estaba de vacaciones en París cuando sin quererlo ni planearlo se topó con Angélica Rivera en un restaurante exclusivo en los Campos Elíseos. Cuando intentó tomarle un par de fotos y video desde la calle, dos miembros de su cuerpo de seguridad, quienes se identificaron como parte del Estado Mayor Presidencial (EMP) lo amenazaron y acosaron, exigiéndole que borrara las imágenes.

Los dos sujetos, de acuerdo al testimonio de Cobos, lo amenazaron y le advirtieron que si no borraba las imágenes y no se retiraba del lugar lo arrestarían. La amenaza, claramente, estaba fuera de lugar: el EMP no tenía jurisdicción alguna y cualquier problema que le señalaran a Cobos hubiera tenido que ser resuelto por la policía parisina.

Entrevistado por Proceso, Cobos dio detalles pormenorizados de lo ocurrido:

Mira, aquí está mi pistola. Tómala como garantía mientras veo tu celular para que sepas que no me voy a ir corriendo, sólo necesito ver lo que grabaste y que lo borres” (Vía: Proceso)

La vida de lujos de Angélica Rivera ha sido captada no sólo por reporteros en las calles de París, Miami o Nueva York, sino también por revistas ‘de sociales’ incluso desde antes de que Enrique Peña Nieto fuera elegido presidente de México. Revistas como HolaCaras han sido un testimonio (y a veces hasta evidencia) de sus propiedades, vestimenta y estilo de vida.

En múltiples ocasiones, ella lo ha defendido insistiendo que los viajes, lujos y hasta la ‘Casa Blanca’ es fruto de sus años de trabajo, de una amplísima carrera actoral y de un contrato que ya quisieran estrellas hollywoodenses como Meryl Streep o Al Pacino.

Sin embargo, esta vez la noticia no es (tanto) el viaje de la primera dama y sus hijas, sino la violencia con la que el EMP silenció y acosó al reportero y a su hija de 15 años: si así se comporta el cuerpo de seguridad de la Presidencia en tierra extranjera, ¿cómo lo hacen en México?