El INEGI modificó su medición de pobreza: esta disminuyó, dicen

El Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015 tiene como objetivo contar con datos sobre indicaciones de bienestar; eso quiere decir que se evalúan aspectos como ingresos, salud, educación, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos, alimentación y redes sociales de la población en México.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó el viernes pasado los resultados del Módulo de Condiciones Socieconómicas (MCS) 2015. Según diversas  fuentes, el INEGI, para realizar el MCS modificó la forma de captación de los datos para medir el índice de pobreza en nuestro país.

Estos cambios —según expertos en bienestar social—, invalidan cualquier comparación sobre la pobreza entre años pasados y otros, además sus resultados entran en contradicción con la metodología seguida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Con esto se pone en duda la veracidad de una de las pocas instituciones en México que se pensaban confiables por organismos como la ONU, y se corre el riesgo de que estas pueden empezar a ser cuestionadas por la ciudadanía si modifican y entorpecen la comparación de datos.

Especialmente cuando, a partir de que se modificó la metodología, el MCS arroja resultados como que el estado de Puebla haya pasado de ser la entidad más desigual en 2014, a ser el noveno estado con menos desigualdad. 

El Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015  tiene como objetivo contar con datos sobre indicaciones de bienestar; eso quiere decir que se evalúan aspectos como ingresos, salud, educación, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos, alimentación y redes sociales de la población en México.

Según el Módulo, en el último año, el poder de compra de las familias mexicanas aumentó en más de un billón de pesos con relación al 2014. De acuerdo con especialistas sobre el tema, este incremento hubiera sido imposible si el sistema de recopilación de la información hubiera seguido los mismo criterios que el año pasado.

Sin embargo se modificó y en términos de comparación con otros resultados se invalida.

Una institución que se supone objetiva de pronto parece servir a intereses gubernamentales. Fuentes como Sin Embargo destacan la cercanía de un miembro de la Junta de Gobierno del Inegi,  Julio Santaella Castell,  con el priísmo. Aunque Santaella no había llegado todavía a su puesto cuando se recabaron los datos del MCS (11 de agosto al 28 de noviembre de 2015), sí fueron publicados los resultados y los indicadores dentro de su gestión.

De acuerdo con el Secretario Ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, el Coneval y el INEGI cooperarían para realizar el MCS, de hecho firmaron un convenio, que según Hernández Licona fue alterado sin previo aviso:

“No nos gusta la forma como se dieron esos cambios y no porque se modifique la forma de mejorar la realidad sino porque no lo hacen de la manera adecuada. Hoy, con esta información, no vamos a poder comparar hacia atrás. No sabremos si mejoramos o no”, agregó el funcionario (Vía Sin Embargo).

A pesar de la opacidad con la que operó el INEGI y que se sepa que modificó su metodología, hay quienes celebran sus resultados, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle celebró que su entidad tuviera buenos resultados sobre crecimiento económico y disminución de la pobreza:

En un país donde la pobreza no ha dejado de aumentar en los últimos 30 años, es difícil creer en los datos del INEGI. Tal vez porque la realidad con la que nos enfrentamos todos los días es muy distinta.