En Egipto encarcelan a cantante por ‘insultar’ el río Nilo

Una corte del Cairo ha sentenciado a la cantante Sherine Abdel-Wahab a 6 meses de cárcel por ‘haber insultado el río Nilo’. ¿Cómo se puede insultar al Nilo? Y, sobre todo, ¿cómo puede un insulto así derivar en una sentencia?

Sherine es una famosa cantante y actriz egipcia. Sin embargo su fama se ha extendido a Occidente únicamente tras protagonizar un escándalo nacionalista.

Durante un concierto en 2016 en los Emiratos Árabes Unidos, un fan le pidió cantar el tema “¿Has bebido del Nilo?” (“Mashrebtesh men Nilha”), a lo que ella contestó que prefería beber agua embotellada Evian, pues por beber del Nilo te podría dar esquistosomiasis.

Parece una broma tan cierta como inocente pero el gobierno de Egipto y los medios de comunicación no se lo tomaron así. Aunque se disculpó en Facebook por la broma, fue acusada de dañar la imagen de su país y de desincentivar el turismo y, en pocas palabras, de ofender a todo mundo diciendo

La esquistosomiasis es una enfermedad producida por parásitos muy común en África. Se contrae tras beber aguas contaminadas y, aunque no suele ser mortal, las fiebres que produce sí producen incapacidad. Egipto se ha aliado con la OMS para combatir y prevenir la enfermedad. (Vía: DW)

No hay lista de ‘los ríos más contaminados del mundo’ que no incluya al Nilo y, en efecto, la esquistosomiasis sí está presente en la aguas de este río. Pero a las autoridades les ardió sobremanera la declaración de Sherine.

Eso sí, la cantante aún puede apelar la sentencia de la corte. ¿Será que se salve de pisar las rejas, luego de haber dicho la simple y llana verdad?

Esta no es la primera vez que una cantante es sentenciada en Egipto por lanzar declaraciones o música que no es del gusto de las autoridades. En 2017, la joven cantante Shyma también fue sentenciada a dos años de cárcel por supuestas ‘faltas a la moral’ en un video musical donde lamía crema de cacahuate de sus dedos. (Vía: DW)

Por si se lo preguntan, la canción de la discordia es esta:

Y esa sí es un horrendo crimen que amerita la cárcel.

ANUNCIO