¿Es bueno para un estado no tener deuda? Para Tlaxcala, no

Sin duda uno de los grandes problemas de todos los niveles de gobierno en nuestro país tiene que ver con el manejo de las finanzas públicas, específicamente con la deuda. Ejemplos de crecimiento de la deuda pública abundan: el gobierno federal incrementó la deuda por encima del 50% respecto al PIB, lo que derivó en que S&P bajara la calificación crediticia de nuestro país y, posteriormente el gobierno tuviera que sacar las tijeras para hacer recortes presupuestarios.

A nivel estatal también hemos visto manejos irresponsables en la deuda pública, ahí están Veracruz y Chihuahua con César y Javier Duarte, quienes respectivamente llevaron la deuda de sus estados a 8.9% y 5% del PIB estatal.

inversiones

Sin embargo, esto no quiere decir que la adquisición de deuda sea negativa en sí misma, de hecho, debe ser visto como cualquier crédito en el sentido de que lo utilizas siempre y cuando lo puedas pagar. En el caso del sector público, el endeudamiento no es negativo siempre y cuando se pueda pagar y, además, incentive el desarrollo económico; contrario a cuando una entidad se endeuda para gastos que son improductivos, piense en los subsidios o en el gasto corriente del gobierno.

De hecho, el estado de Tlaxcala es un ejemplo claro de como una política de endeudamiento cero, puede generar un fenómeno de desaceleración económica, debido a que el sector público no invierte lo suficiente para generar un entorno atractivo para que se activen distintas actividades económicas, por ejemplo, Tlaxcala no es atractivo para las inversiones porque no ha invertido lo suficiente en infraestructura, por lo que no han logrado atraer industrias como la automotriz y la textil, que son predominantes en esa región.

Tlaxcala

Según el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), Tlaxcala se encuentra en el lugar 24 de su índice de competitividad, además, han señalado que esa entidad es una de las que presentan más niveles de rezago en desarrollo social y económico.

A pesar de estas observaciones, Tlaxcala seguirá bajo su política económica de cero endeudamiento, así lo ha manifestado el gobernador de la entidad, Marco Antonio Mena Rodríguez, quien vía Twitter señaló que: “Seguiremos siendo el único estado del País con deuda cero”.

A pesar de esto, el estado podría optar por políticas de endeudamiento apegadas a la Ley de Disciplina Financiera, tal como lo han hecho Querétaro y Aguascalientes y que han dado muy buenos resultados. (Vía: Reforma)

 

 

 

 

Por: Redacción PA.