Sin excusas: también empleados outsourcing tienen derecho a utilidades

Si en tu trabajo te han negado la entrega de utilidades, bajo el argumento de que estás contratado bajo un esquema outsourcing, te informamos que ese esquema laboral no excluye los derechos que tienes como trabajador y que están establecidos en la Ley Federal del Trabajo.

Lee también: “¿Listos para exigir su reparto de utilidades?”

El esquema outsourcing no es nada nuevo y se ha implementado desde hace tiempo, este presupone que una empresa contrata los servicios de otra para administrar el personal, es decir, una empresa mantiene la infraestructura y la operación del negocio, pero el personal es proporcionado por una empresa terciaria; todo esto para reducir las cargas fiscales.

utilidades

Según cálculos del Colegio de Contadores Públicos, la reducción de cargas fiscales a través de los contratos de suministro de personal derivan en que los trabajadores reciban hasta 90% menos de la Participación de los Trabajadores en Utilidades (PTU). Esto debido a que el contrato de suministro, entrega la administración a la empresa terciaria, la cual cobra una comisión, que es la que genera las utilidades.

A través de estas medidas, la empresa que administra su fuerza laboral mediante un esquema outsourcing reduce sus cargas fiscales y laborales, ya que paga un porcentaje bajo a la empresa terciaria por el manejo del personal, dicho pequeño monto, que es en promedio de entre el 5 y el 6% sobre el total de las contraprestaciones, es el que se reparte entre los trabajadores como utilidades, de ahí que la reducción sea tan drástica respecto a otros esquemas laborales.

outsourcing utilidades

Sin embargo, esta situación pude ser revertida y puedes obtener las utilidades que te corresponden respecto a la empresa para la que en realidad trabajas (y no la que te contrató). Para hacerlo tienes que acudir a la Secretaría del Trabajo o al SAT y presentar evidencia de que trabajas para la empresa que contrata servicios outsourcing, la cual puede ser desde un correo institucional, hasta tu computadora o automóvil de trabajo.

Estas evidencias te permitirán probar que en realidad tienes una relación laboral con la empresa para la que trabajas y así demandar ante las autoridades el pago correspondiente de utilidades que generó dicha empresa y no la de outsourcing. (Vía: El Financiero)

 

 

 

 

Por: Redacción PA.