‘Harvey’ podría impactar a México con un ‘gasolinazo’

Recordemos que el índice internacional que toma como referencia la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para fijar los precios de la gasolina en México es el de Texas. Pues dicho índice ha ido a la alza a raíz del impacto del huracán Harvey (ahora tormenta tropical), específicamente porque se redujeron los inventarios de combustible y por el cierre de los puertos expendedores de la parte estadounidense del Golfo de México.

Entre el viernes y el día de hoy, los índices que cotizan en el mercado de futuros del Chicago Mercantile Exchange (CME) subieron un 7%, pasando de 1.66 a 1.77 dólares por galón. Esta proporción a la alza produciría un incremento proporcional en los precios de la gasolina en México.

La ahora catalogada tormenta tropical, produjo que Texas redujera en un 22% la producción de petróleo, es decir, alrededor de 380 mil barriles diarios y, 26%  la de gas natural, que representa 828 millones de pies cúbicos diarios. Esto impacta considerablemente el abastecimiento para México, cuya principal ruta en importaciones procede principalmente de Houston y Corpus Christi en Texas y de Nueva Orleans en Luisiana.

De hecho, la planta de Shell de Deer Park, ubicada a 19 kilómetros de Houston, y en la cual Pemex posee la mitad de las acciones, tuvo que cerrar operaciones por una semana. Lo mismo sucedió con la refinería Baytown de Exxon, que es la segunda más grande de los Estados Unidos.

A raíz del cierre casi total de la industria petroquímica de esa región, se espera que en Houston haya escasez de combustibles, lo cual podría aumenta más los precios en el mercado. Para México, el cierre de la industria en esa región del Golfo de México, representa poner en riesgo el 88% de las importaciones de combustible que hace nuestro país de Estados Unidos.

Para darnos una idea de la importancia que tienen las refinerías de Texas para México, el 60% del combustible consumido en nuestro país proviene de las refinerías texanas. El producto llega principalmente al puerto de Tuxpan, de donde se manda a la refinería de Tula por pipa u oleoducto, para que sea distribuida a distintas regiones del país.

En ese sentido, Estados Unidos es el país del que México importa más combustibles, con un 86.1% de participación, seguido por los Países Bajos con un 7.6% de participación; el 6.3% restante, está repartido por otros países del mundo.

Respecto a este problema, Pemex ha señalado que en nuestro país no hay de que preocuparse ya que contamos con el inventario suficiente para abastecer la demanda de combustible en el país. (Vía: El Financiero)